Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La portavoz del PSC-Units en el Parlament, Alícia Romero, en rueda de prensa en la Cámara / EUROPA PRESS

El PSC urge a ERC y los comuns a mantener el acuerdo sobre el catalán pese al rechazo de JxCat

La diputada socialista Alícia Romero sostiene que "no se puede jugar con el catalán ni usarlo como arma arrojadiza"

3 min

 La portavoz del PSC-Units, Alícia Romero, ha cargado contra JxCat por descolgarse definitivamente del pacto para reformar la Ley de Política Lingüística de la Generalitat y pide a ERC y En Comú Podem mantener ese acuerdo sobre el catalán como "centro de gravedad" en la escuela, después de la sentencia firme del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) --ineludible y de obligado cumplimiento-- que establece que el castellano debe ser también vehicular, como mínimo, en un 25% de asignaturas troncales o análogas.

En rueda de prensa desde el Parlament, la dirigente socialista ha confiado en que la "falta de seriedad" y el "tacticismo" demostrado por JxCat no "se extenderá" a ERC. "Quiero pensar que los tres partidos que quedamos de los que firmamos el acuerdo mantendremos nuestro pacto", ha añadido.

Romero cree que el acuerdo del pasado 24 de marzo "es bueno" y fortalece el papel del catalán en la escuela, si bien ha precisado que si ERC o los comunes --dos formaciones defensoras de la inmersión monolingüe, y cuyos dirigentes han calificado la sentencia de "aberrante" e "infame", respectivamente-- aportan alguna mejora, están dispuestos a estudiarla.

"No se puede jugar con el catalán"

La portavoz parlamentaria del PSC cree que es el momento de aparcar partidismos, poner "luces largas" y pensar en lo que, según ella, es mejor para los ciudadanos. "El catalán es un bien muy preciado que hay que preservar, no se puede jugar con el catalán ni usarlo como arma arrojadiza para hacer política porque hacemos daño a la lengua", ha recalcado.

En este sentido, ha confiado en que todos los partidos estarán "a la altura" y ha rehusado opinar sobre cuándo se podría aprobar la mencionada reforma legislativa, que proclama el catalán como "centro de gravedad" de la escuela catalana sin que eso vaya en detrimento del uso del castellano como "lengua de aprendizaje".

Lo más importante, a su juicio, es asegurar que cuando el punto llegue al pleno esté asegurada una mayoría parlamentaria para poder sacarlo adelante.