Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Miquel Iceta, nuevo ministro de Cultura y Deporte, y Raquel Sánchez, nueva ministra de Transportes, ambos del PSC

El PSC sale reforzado de la remodelación del Gobierno

Raquel Sánchez, alcaldesa de Gavà, sigue los pasos de socialistas catalanes ilustres como Ernest Lluch, Josep Borrell y Carme Chacón

6 min

Pedro Sánchez entendió desde el primer momento que la gobernabilidad de España pasaba por un mayor acercamiento a Cataluña y, en concreto, al nacionalismo irredento. Fueron los independentistas los que le brindaron su apoyo en la moción de censura contra Mariano Rajoy y son los que le sostienen en la Moncloa. El presidente asume que nada es gratis y su último gesto ha sido la concesión de los indultos a los líderes del procés. Sin embargo, desde que llegó a la presidencia tiene en especial consideración al PSC, su partido hermano, con el que pretende tender puentes con el separatismo. Por eso siempre ha contado con los socialistas catalanes para su gobierno. La última, Raquel Sánchez.

Raquel Sánchez Jiménez lleva media vida en el PSC, partido en el que ha hecho de todo. Comenzó desde abajo y, poco a poco, ha ido subiendo posiciones. Primero, como concejal de Gavà, su municipio; después, como alcaldesa de esa ciudad y, a partir de ahora, como ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Dicen que el flechazo del presidente pudo surgir en la Festa de la Rosa de los socialistas de Cataluña en Gavà, en 2019, donde se apreció la buena sintonía entre Pedro Sánchez, Raquel Sánchez y Miquel Iceta, por entonces líder del PSC. Curiosamente, estos dos últimos son los representantes catalanes en el remodelado Gobierno de la nación.

Miquel Iceta, Raquel Sánchez, Manuel Cruz y Pedro Sánchez en la Fiesta de la Rosa del 2019, celebrada en Gavà
Miquel Iceta, Raquel Sánchez, Manuel Cruz y Pedro Sánchez en la Fiesta de la Rosa del 2019, celebrada en Gavà

La ampliación de El Prat

El movimiento, sea como fuere, refuerza al PSC, que celebra su aumento de peso en el Ejecutivo. Sin ir más lejos, el actual líder de los socialistas catalanes, Salvador Illa --otro exministro de Sánchez-- ha felicitado a Sánchez Jiménez e Iceta por sus nuevas responsabilidades y les ha deseado “suerte y aciertos en nombre de toda la familia de los socialistas catalanes”. También el primer teniente de alcalde de Barcelona y presidente del PSC en la ciudad, Jaume Collboni, ha destacado que el nuevo Gobierno tiene “la marca del municipalismo socialista” y su partido “gana peso e influencia en sectores clave”. Desde el PSC del Baix Llobregat se muestran “orgullosos y satisfechos” por la alcaldesa de Gavà.

No es baladí que la nueva ministra de Transportes deba gestionar aspectos como la posible ampliación del aeropuerto de El Prat, una de las grandes inversiones propuestas para sacar a Barcelona y Cataluña de una incipiente decadencia tras los años de procés y de crisis y devolverla al primer plano. Las obras también cuentan con detractores, por el impacto ambiental --aunque estos tampoco ofrecen alternativas--, y Sánchez Jiménez es pieza clave en este asunto. Ella misma, como alcaldesa de Gavà, uno de los municipios directamente implicados en el proyecto, ha condicionado el ensanchamiento al hecho de que se limite el impacto acústico sobre los vecinos y a seguir operando con una pista para aterrizajes y otra para despegues. Ahora deberá responder ante Aena.

Pedro Sánchez (i), Raquel Sánchez (c) y Miquel Iceta (d), en una Festa de la Rosa
Pedro Sánchez (i), Raquel Sánchez (c) y Miquel Iceta (d), en una Festa de la Rosa

Rostros catalanes en el Gobierno

En el caso de Iceta, ya ha cumplido su función y ahora asume una cartera más tranquila, la de Cultura y Deporte. Llegó al Gobierno hace seis meses para dirigir el Ministerio de Política Territorial y Función Pública --clave para las relaciones con el independentismo en los últimos meses, previos a los indultos--, en sustitución de Carolina Darias, que pasó a Sanidad tras la designación de Salvador Illa como candidato a la presidencia de la Generalitat en lugar del mismo Iceta, en un golpe de efecto que llevó al PSC a ganar en las urnas, aunque ERC prefirió seguir con JxCat como socio; eso sí, se aseguró la presidencia. Iceta, de hecho, siempre se ha llevado bien con Pedro Sánchez y ha hecho constantes guiños al independentismo, desde mostrarse a favor de los indultos a querer recuperar el Estatut. Una pieza clave, pues, para tratar de apaciguar al separatismo.

Pero los logros del PSC no se quedan solo en estos dos nombres. También ha influido en los últimos tiempos en la designación de Maurici Lucena e Isaías Táboas como presidentes de Aena y Renfe, respectivamente. Sin olvidar que Pedro Sánchez lleva mimando a los socialistas catalanes desde que ganó la moción de censura, y tras la que nombró ministros a Josep Borrell (Exteriores) y Meritxell Batet (Política Territorial). Con posterioridad, confió la presidencia del Congreso a la misma Batet, y la del Senado a Manuel Cruz. Así las cosas, el PSC amplía la lista histórica de ministros en el Gobierno, formada por nombres como José Montilla, Joan Clos, Celestino Corbacho, Carme Chacón, Narcís Serra, Ernest Lluch, Joan Majó, Jordi Solé Tura y los ya citados, entre otros.