Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El líder del PSC, Salvador Illa, en el Congreso Nacional del PSC

El PSC y los comuns defienden los indultos... mientras el independentismo duro los rechaza

Iceta e Illa defienden la medida, aunque descartan la "amnistía" y un "referéndum", pero Junts, la CUP y la ANC asumen que el movimiento es negativo para su discurso

7 min

Toca hablar de los indultos que prepara el Gobierno para los líderes del procés. Es el tema del momento, y se seguirá hablando de ello durante semanas. Todos los partidos políticos, y por supuesto la sociedad, centran ahora sus discursos en la posible medida de gracia que otorgará Pedro Sánchez a los presos en pro de la "convivencia". Sin embargo, mientras los socialistas y los comunes aplauden este gesto, el independentismo duro lo rechaza, en cuanto entiende que debilita su posición victimista.

Este sábado, se ha celebrado el Consejo Nacional del PSC, con presencia del ministro de Política Territorial, Miquel Iceta, y del líder de los socialistas catalanes, Salvador Illa. El primero --que siempre ha hecho un guiño al indulto-- ha defendido que su partido "nunca" decide nada "sin tener en cuenta las consecuencias", al tiempo que ha criticado que Cs, PP y Vox ("la derecha", en palabras de Iceta) se manifiesten en Colón para condenar el debate sobre esta posible medida de gracia. Illa, por su parte, se ha limitado a decir que Sánchez busca "justicia y entendimiento" con sus decisiones.

Illa: "Ni amnistía ni referéndum"

Por lo demás, tanto Iceta como Illa han repetido el discurso de los últimos meses: que el Govern de coalición de ERC y Junts "nace de las desconfianzas mutuas entre sus socios y es la reedición del anterior". "Conviene que no sigan con este engaño y que no intenten jugar con las palabras para encontrar falsos equilibrios para salvar las sillas", ha afirmado Iceta. Para él, los representantes del Govern de Pere Aragonès solo son capaces de representar al independentismo. Un independentismo que, según Illa, es incompatible con ser de izquierdas. Y no habrá "ni amnistía ni referéndum de autodeterminación", ha remarcado.

Con todo, los socialistas no están solos en su posicionamiento sobre los indultos. El secretario general de Units per Avançar, Ramon Espadaler, también ha defendido este sábado esta medida "para volver a la política y como primer paso para la reconciliación". Lo ha hecho un acto en Canet de Mar (Barcelona). Sin embargo, percibe que el independentismo duro está en contra de ellos: "Quienes más visceralmente son contrarios a los indultos son aquellas partes que han vivido muy bien del procés, el independentismo radical incapaz de sentarse con quien piensa distinto".

Colau: "No le debe temblar la mano a Sánchez"

Desde los comuns, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, también defiende que Sánchez indulte a los presos del 1-O: "No le debe temblar la mano para dar los indultos, porque sería peor para él", ha dicho en La Vanguardia. Según ella, el presidente "demostraría debilidad y regalaría el marco político a la derecha" si cediese a la presión de los partidos de derechas y no los concediese. "No hay opción", ha afirmado, tanto para volver al diálogo como para desjudicializar la política. Para terminar, ha deslizado que la tensión y la confrontación dan muchos votos a los partidos de derecha. Son las mismas tesis que asume su compañero en Madrid Jaume Asens.

Con todo, este movimiento de Pedro Sánchez en el tablero de ajedrez ha dividido (un poco más) al independentismo. Por un lado, el nuevo presidente, Pere Aragonès (ERC), ya le ha comunicado al presidente del Gobierno que aceptará tal medida, aunque se queda corta (quiere la amnistía). Pero, por el otro, el núcleo duro de Junts per Catalunya la rechaza, porque dejaría en el limbo a los fugados, con Carles Puigdemont a la cabeza, y su discurso perdería fuerza. Ello lo sabe la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, quien afirma: "Políticamente nos desarmarían e internacionalmente son nefastos".

La CUP, Junts y la ANC los critican

Pero también la CUP los desprecia. Este sábado, la portavoz en el Congreso, Mireia Vehí, ha afirmado en RNE que los indultos no cambiarán "nada" en Cataluña, y ha exigido a Sánchez que haga política; de lo contrario, "la harán los jueces". Ha reconocido que son una solución "individual" para los condenados que se encuentran en prisión por el procés, pero no una salida "política" al "conflicto", que incluye, según ella, a "3.000 represaliados". A su juicio, la única solución "viable y democrática" pasa por promover una ley de amnistía como la que registraron recientemente las formaciones secesionistas catalanas en el Congreso, que no pasó el filtro de la Mesa.

El Tribunal Supremo, por último, ha descartado que se den las condiciones para los indultos, entre otros motivos porque no aprecian signos de arrepentimiento; al contrario, insisten algunos de ellos en que lo volverán a hacer. Es más, personajes como Jordi Cuixart, presidente de Òmnium; y Oriol Junqueras, presidente de ERC, han declarado en diversas ocasiones que no quieren estos indultos, y que solo la amnistía es su solución.