Menú Buscar
Las protestas independentistas de este viernes en Barcelona. El precio de la generosidad / CG

La protesta independentista no consigue llegar a huelga

La previsión en las empresas ante los problemas de movilidad minimiza el colapso en una Barcelona con comercios abiertos y con el turismo, de nuevo, en alerta

Cristina Farrés / Ignasi Jorro / Elena Burés
18.10.2019 17:29 h. Actualizado: 18.10.2019 18:33 h.
12 min

Los independentistas han conseguido a medias su objetivo en Cataluña este viernes. La movilización de las llamadas Marxes per la Llibertad organizadas por la ANC y Òmnium Cutural han sido multitudinarias y han colapsado los accesos a Barcelona. Pero la convocatoria no ha llegado a eclosionar en una huelga general que frene la actividad en todo el territorio, el gran objetivo que perseguían los sindicatos minoritarios Intersindical-CSC y AIC y que ha sido impulsado por la Generalitat.

Vista aérea de Jardinets de Gràcia por la protesta del 18-O / TWITTER

Responsables del Govern como el vicepresidente de Economía, Pere Aragonès (ERC), el de Trabajo, Chakir El Homrani (ERC), el de Territorio, Damià Calvet (JxCat) o el de Interior, Miquel Buch (JxCat), se han pronunciado sobre la iniciativa política a lo largo de la jornada y todos en el mismo sentido, apoyar la idea de que el seguimiento había sido masivo. Han llegado incluso a justificar que los empleados que estaban de vacaciones se debían contabilizar como adscritos a la huelga porque habían optado a no informar a la Seguridad Social que secundaban la protesta.

De hecho, el grueso del seguimiento se ha dado en la función pública (30,39%) y en la comunidad educativa de primaria y secundaria (42%). Aunque esta realidad y las declaraciones  de los políticos han chocado con los datos que han recabado las patronales y los sindicatos catalanes y que han divulgado a lo largo de la jornada.

4,2% de seguimiento de trabajadores

Pimec ha sido la más exhaustiva en difundir las cifras de actividad aportadas por las pymes asociadas. Mantiene que sólo el 4,2% de los trabajadores han secundado la huelga política, porcentaje que se queda en el 3,9% en la provincia de Barcelona. Es en Girona donde la afectación ha sido mayor, aunque sin llegar a las dos cifras (9,1%), seguida de Lleida (8,8%) y Tarragona (7,8%). Cabe tener en cuenta que son en estas zonas del territorio donde se han visto más centros de trabajo y establecimientos comerciales cerrados con una notificación clara del sentido de su reivindicación.

El presidente de Pimec, Josep González, en una imagen de archivo / EFE
El presidente de Pimec, Josep González, en una imagen de archivo / EFE

La previsión de las compañías ha sido clave para limitar el daño de la protesta sobre la actividad. Las manifestaciones y marchas anunciadas han permitido esquivar los problemas de movilidad con el pacto de medidas de flexibilidad de todo tipo. Desde el teletrabajo hasta los permisos retribuidos. Se han llegado a este tipo de pactos en el 39,5% de las compañías adscritas a Pimec.

Menos desplazamientos

Esto ha propiciado que el Metro de Barcelona circulase con la mitad de los viajeros de una jornada habitual en las horas punta, tal y como ha comunicado El Homrani, y que los desplazamientos por carretera cayeran el 40%, en palabras de Calvet.

El 25,1% de los trabajadores catalanes han desarrollado su jornada laboral con total normalidad y en el 70,7% de los centros de trabajo que han abierto se han pactado “paros puntuales” con las direcciones para que los empleados que lo quisieran realizaran actos de rechazo a la condena del Tribunal Supremo a los organizadores políticos del 1-O, añade la organización presidida por Josep González.

6,6% menos de consumo eléctrico

Foment del Treball destaca otro dato objetivo para valorar el impacto de la huelga convocada, el de consumo eléctrico. La patronal encabezada por Josep Sánchez Llibre afirma que el consumo eléctrico hasta las 14 horas del mediodía en Cataluña ha bajado el 6,6%, muy por debajo del recorte del 11,5% que anunció el Govern en el primer paro de país, el que tuvo lugar el 3 de octubre de 2017. La Generalitat eleva la cifra hasta el 10%.

Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball / CG
Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball / CG

También indica que las grandes superficies han abierto con normalidad a pesar de la presencia de piquetes, con la excepción del grupo Bon Preu-Esclat que ha dado un día de vacaciones a toda su plantilla y ha bajado la persiana. En el sector de la sanidad la incidencia ha sido “nula” en el turno de la noche y de entre el 15% y el 20% en el turno de la mañana. Los transportistas de mercancías han funcionado en servicios mínimos y marcados por los problemas de movilidad de las principales autopistas catalanas, aunque el seguimiento por parte de los conductores y en las aduanas ha sido mínimo.

Con todo, la Confederación Española de Mercancías (CETM) asegura que el sector ha perdido 25 millones de euros por los tres días de protestas y manifestaciones en Cataluña. Cabe tener en cuenta que las Marxes per la Llibertad salieron el miércoles desde ciudades como Girona, Berga, Vic, Tàrrega o Tarragona y han colapsado autopistas y carreteras hasta este viernes.

Visitantes encerrados en la Sagrada Familia

El impacto también ha sido importante en sector turístico, uno de los más damnificados por las protestas violentas de los tres últimos días en Barcelona. Medios digitales y televisiones de todo el mundo se han hecho eco del bloqueo de la Sagrada Familia. Lo organizó Pícnic per la República, empezó con el cierre de la entrada que otea a la calle Sardenya --la fachada de La Pasión-- y se ha extendido al resto de la Basílica.

A consecuencia de ello, los turistas que permanecían en el interior han quedado encerrados durante más de dos horas. Poco antes de las 13:00 horas ha cesado la acción, pero ha sido demasiado tarde. El templo ha cerrado por lo que queda de día y ha cancelado la iluminación solidaria prevista para este viernes y el sábado.

Efectos en el Prat

Con lo que respecta al aeropuerto de Barcelona-El Prat, que encajó graves alteraciones de acceso el lunes como consecuencia de un bloqueo armado por Tsunami Democràtic con 110 vuelos cancelados, ha operado en seminornalidad durante el paro nacionalista. Las aerolíneas que operan en el segundo mayor aeródromo español habían cancelado 57 vuelos de forma preventiva. La mayoría de enlaces correspondían a Vueling e Iberia, las empresas con mayor presencia en la infraestructura.

Finalmente, las pistas han gestionado las más de 1.000 operaciones con normalidad salvo por, de nuevo, dificultades en el acceso. Los Mossos d'Esquadra recomiendan a los viajeros utilizar la Línea 9 Sur del Metro y Cercanías de Renfe para llegar a la instalación. El Aerobús ha eliminado dos de sus paradas en el centro de Barcelona y cubre solo el trayecto El Prat-plaza de España.

Más cruceros cancelados

En el resto de la industria turística, el efecto de las continuas protestas y algaradas independentistas de esta semana en Barcelona se ha amplificado. TUI ha cancelado otras dos escalas de cruceros en el Puerto de la capital catalana el sábado y el domingo.

cruceros cataluna cancelados
Uno de los cruceros que ha cancelado su llegada a Barcelona en los últimos días / CG

Corresponden a los buques Mein Schiff 3 y Mein Schiff 4, con cerca de 5.000 pasajeros. Recalarán en el Puerto de Valencia, uniéndose al Viking Jupiter (918 pasajeros) y al Mariella Discovery II, que atracará a su vez en el Puerto de Ibiza.

Comercios abiertos incluso en Pelai

Los comerciantes de Barcelona han dado la espalda a la huelga independentista. Incluso en el momento álgido de la manifestación de estudiantes de este viernes por la mañana que han cortado el tráfico en la calle Pelai, los establecimientos de la zona han permanecido abiertos. Entre ellos, tiendas de ropa de Inditex, el centro comercial del Triangle, y bares y restaurantes de las Ramblas, así como El Corte Inglés o el Movistar Centre de plaza Catalunya.

Los turistas que son habituales en la zona han podido andar y proseguir con el programa de actividades previsto en la ciudad sin incidencias. Eso sí, con menor afluencia que durante una jornada habitual tal y como reconocía el personal de las tiendas abiertas.

Plena actividad en las terrazas

Algunos visitantes han manifestado a Crónica Global su desconocimiento sobre la situación en Barcelona. Hablaban mientras tomaban un café de forma plácida en una de las terrazas del centro de la ciudad que intentan recuperar la actividad perdida en los últimos días y que cerrarán de nuevo por la manifestación independentista de esta tarde.

Algo parecido a lo que ocurre con las tiendas de lujo y multimarca de Paseo de Gràcia. Han preferido cerrar para evitar problemas con las convocatorias de la ANC y Òmnium Cultural y la asociación de comerciantes reclama a las entidades que lleven a otros puntos de la ciudad sus reivindicaciones para no perder más facturación. Esperan que el sábado la actividad regrese a lo habitual.

Paradas cerradas en la Boquería

Varias paradas del mítico mercado de la Boquería han bajado la persiana este viernes. El motivo no ha sido secundar el paro, sino la imposibilidad de proveer de producto fresco a los compradores por los cortes de carreteras que han impedido el suministro de algunos alimentos. En línea a lo ocurrido en Mercabarna, cuyos clientes recurrentes hicieron acopio de suministros en los días anteriores.

Al igual que en el resto de la zona, la huelga independentista no variado la afluencia de visitantes --siempre mayoría, frente a los locales-- en los pasillos, entre comestibles, así como en los bares que alberga. Eso sí, tras dejar las Ramblas atrás, muchos locales lamentan los disturbios que se han producido durante los últimos días en Barcelona.

Temor a nuevos altercados

El mobiliario de las terrazas destrozado aún no se ha repuesto y hay mucho que limpiar y recoger para que sus negocios recuperen la normalidad. Los propietarios de estos establecimientos reconocen que tienen miedo a que esta noche vuelvan a repetirse los altercados. Exigen que la situación en Barcelona regrese a la normalidad.