Menú Buscar
La presión de la comunidad educativa frena el centro Angeleta Ferrer

Protesta contra el Consorcio de Educación por parar el Angeleta Ferrer

Las familias, lideradas por la escuela Els Encants, tachan de traidor al consorcio y preparan quejas para no derivar a los alumnos a otros centros más ‘complejos’

30.01.2018 23:28 h.
4 min

Una lucha soterrada, con muchas aristas. Es lo que se vive en el campo educativo, aunque los altavoces aireen una y otra vez la cuestión identitaria. La decisión del Consorcio de Educación de Barcelona de frenar la puesta en marcha del instituto Angeleta Ferrer ha provocado el enojo de familias de L'Eixample que reclaman el centro para mantener el modelo educativo innovador que han iniciado en escuelas como Els Encants.

Liderados por las familias del centro, cuya directora es Agnès Barba, los afectados han convocado para este jueves una protesta frente a la sede del consorcio, en la plaza Urquinaona, donde construirán el centro Angeleta Ferrer en cartón, y provistos con camisetas amarillas –es la insignia de todo lo relacionado con la educación catalana, aunque también es un guiño claro al proceso soberanista— exhibirán su malestar contra la Administración. Una perfomance para mostrar que el consorcio les ha "traicionado".

Segregación social

Se trata de un pulso entre diferentes centros por un modelo educativo, después de que un informe del Síndic de Greuges alertara del peligro de la segregación escolar.

Lo que ha decidido el consorcio es retrasar la construcción y puesta en marcha del instituto Angeleta Ferrer –un nombre simbólico, porque es el de la hija de Rosa Sensat-- para que no se vulnere el plan educativo de otros institutos de esa zona de L'Eixample, como el Pau Claris o el Fort Pius cuyas familias se han volcado, precisamente, en impedir esa segregación social.

¿Cómo? En el Pau Claris el porcentaje de inmigración rondaba el 100%, hasta que, de forma consciente, los padres de alumnos de la zona decidieron llevar a sus hijos a ese centro de secundaria, tras acabar la primaria. Con buenos resultados escolares, ese porcentaje se ha reducido a un 60%. Si no mantienen el flujo de alumnos de las escuelas adscritas, el proyecto puede quedar truncado. 

Los 'bolets' que garantizan cubrir la demanda

En el caso de Els Encants se defiende un modelo educativo innovador, que, según los expertos en educación, se puede entender como una opción personal y familiar. Es decir, al margen de la situación general del sistema educativo, algunas familias, de clase media, buscan una cierta salvación personal, que se viste de proyecto educativo innovador.

Lo que ha decidido el consorcio es lo que se había acordado con la comunidad educativa, aunque en los últimos meses se había trasladado el mensaje de que sería posible poner en marcha el Angeleta Ferrer para el curso 2018-19. Ahora se retrasa, sin que se haya puesto nueva fecha. Como solución, los niños de las escuelas de la zona, como la propia Els Encants, tendrán plaza en los institutos como los dos mencionados con la creación de dos líneas más, llamados cursos bolets, en la terminología de la comunidad educativa.

Ahora, esas familias se sienten desamparadas. Pero el consorcio garantiza la escolaridad para todos, con oferta suficiente en toda esa parte de L'Eixample de Barcelona.