Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jair Domínguez y Lluís Jutglar 'Peyu', en el capítulo de 'Bricoheroes' donde este último dice preferir la esvástica a la bandera española / CCMA - TV3

Un programa de TV3 prefiere "una esvástica" a la bandera española

'Bricoheroes', espacio satírico donde se ha proferido varias veces el insulto "puta España", protagoniza un nuevo episodio de hispanofobia en la televisión pública catalana

5 min

El programa Bricoheroes de TV3 ha vuelto a dar pie a una nueva controversia por sus manifestaciones hispanófobas. En esta ocasión, por un gag en el que uno de los presentadores de este espacio teóricamente humorístico asegura preferir "una esvástica" a la bandera española

El exabrupto en cuestión corresponde a un episodio titulado "Cómo colgar un cuadro y cómo construir un gimnasio infantil", estrenado el 6 de julio de 2020 y que TV3 remitió este mismo lunes, antes del informativo Telenotícies. En el mismo, los dos presentadores Jair Domínguez y Lluís Jutglar Peyu aparecen como de costumbre simulando hacer bricolaje cuando, en un momento dado, deciden utilizan una cinta con la bandera catalana como las típicas que adornan las rosas en Sant Jordi. Es entonces cuando Domínguez aclara que, para la obra que están haciendo, también se pueden emplear otras con, por ejemplo, "la bandera del Betis o una esvástica". Ante lo cual Peyu le da la razón apostillando su observación con esta frase: "Lo que queráis, libertad de expresión. Mientras no sea la bandera española, pues venga".

Indignación

Como es lógico, el gag ha suscitado un sinfín de muestras de indignación en las redes sociales y también en el ámbito político. Varios dirigentes constitucionalistas, como por ejemplo la diputada de Cs en el Congreso Inés Arrimadas, o del PSC en el Parlament, Beatriz Silva, han expresado su malestar por este tipo de afirmaciones, con el agravante de ser emitidas en medios públicos de la Generalitat. Así, esta última se ha preguntado en sus redes sociales si la Corporació Catalana de Mitjans Àudiovisuals (CCMA) "hará un comunicado desmarcándose" o "¿por qué han puesto un programa que no cumple los estándares de una televisión pública en la parrilla de TV3?".

"Puta España"

En este caso, llueve sobre mojado, pues Bricoheroes ya ha dado pie a otras controversias parecidas. Entre ellas, haber proferido el insulto "puta España" en al menos un par de sus episodios; un exabrupto, de hecho, que Domínguez --célebre por su ultranacionalismo-- ha dicho varias veces tanto en otros programas de la cadena, como Està Passant o APM, como en sus redes sociales, entre otras expresiones de odio de similar índole.

A pesar de ello, ni la directora de la CCMA --el ente que gestiona los medios audiovisuales de la Generalitat--, Núria Llorach, ni el director de la cadena, Vicent Sanchis, han formulado una condena pública expresa por estas muestras de hispanofobia. La primera ha llegado a sostener en el Parlament que, aunque no las comparte, no contravienen el libro de estilo de la propia CCMA por tratarse de colaboradores externos. Algo que también cree el propio Sanchis, quien llegó a decir la semana pasada en una entrevista radiofónica que "no recuerda" que esto haya pasado en TV3. "Si lo dijo en Twitter, yo le puedo decir al señor Jair Domínguez que haga el favor de respetar a la gente que no piensa como él. Si lo dice en TV3, le llamamos la atención porque el libro de estilo no lo permite, pero si es un colaborador, no es lo mismo", afirmó en RAC1.

Expediente sancionador del CAC por publicidad indebida

Paradójicamente, el Consell de l'Àudiovisual de Catalunya (CAC) acaba de abrirle un expediente sancionador a la CCMA no por dichos exabruptos, sino por un caso de publicidad indebida en Bricoheroes. En concreto, por incumplir la normativa luciendo propaganda de algunos de los sponsors del programa sin cumplir la normativa en dos episodios --uno de ellos, Petrolis Independents, empresa del diputado de JxCat Joan Canadell, cuyo logo lució Domínguez en su camiseta--, según informa El Triangle. Una infracción que puede conllevar multas de 12.001 a 90.000 euros.