Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Manifestación contra las políticas del Departamento de Educación de la Generalitat de Pere Aragonès en la Plaça Universitat / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

Los profesores dan una tregua a Aragonès para avanzar en el conflicto laboral

El 'president' deberá decidir si se sienta a negociar con los sindicatos, quienes tienen claro que volverán a huelga los días 29 y 30 de marzo

5 min

Los tres primeros días de huelga de profesores han llegado a su fin, pero sin acuerdos. Tras varias movilizaciones masivas, dan una tregua al presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, para que decida si accede a la propuesta de sentarse en una mesa de negociación con los sindicatos educativos y escuchar sus reivindicaciones. El sector considera que el conseller Josep Gonzàlez-Cambray “no está capacitado para llegar a acuerdos”, tras haberse sentido “menospreciados y rechazados” en reiteradas ocasiones.

Las “imposiciones” de Cambray y los anuncios ante la prensa sin explicarlos previamente a la comunidad educativa han acabado con su paciencia, por lo que dan un paso más allá. Piden al consejero que se marche y, si no lo hace, exigen a Aragonès que le cese. Sin embargo, éste ya ha mostrado públicamente su “confianza” hacia el representante, a pesar de tener en contra a todo el sector.  Unas declaraciones que no se acaban de creer desde los sindicatos, que consideran que públicamente dice una cosa para “no desprestigiar a un conseller que él mismo ha elegido, pero en privado reconocen su preocupación".

Manifestación Educación / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)
Manifestación del sector de la Educación en Cataluña / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

Los sindicatos no aflojarán

Los sindicatos acordarán en una reunión conjunta la estrategia a seguir los próximos días, pero tienen clara una cosa: volverán a huelga los días 29 y 30 de marzo, como estaba previsto. En declaraciones a Crónica Global, aseguran que no aflojarán y seguirán “animando al colectivo a sumarse” a la protesta. En el caso de la secundaria, vaticinan que las dos jornadas de parón que quedan serán otro “éxito”.

La “actitud autoritaria” de Cambray está haciendo que los docentes acumulen más motivos para movilizarse a final de mes. “La previsión es que puede ser todavía más fuerte, porque los profesores están muy hartos”, advierten. Es un hito “histórico” que toda la comunidad, de forma unánime, se haya unido para mostrar el “descontento profundo” hacia un conseller que ha protagonizado varios “despropósitos”. No solo el cambio de currículum escolar y el calendario que avanzaba la vuelta al colegio al 5 y 7 de septiembre, sino otra serie de cuestiones como las sobrerratios en las aulas, el interinaje y los recortes que hizo la Generalitat hace diez años y que no se han revertido. Pero también la exigencia de un nivel C2 de catalán para los profesores que quieran ejercer en Cataluña a partir de 2024. Anuncios que les pillaron por sorpresa.

Manifestación Educación / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)
Manifestación Educación / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

Lograr la implicación de las familias

Durante estos días, los sindicatos quieren lograr que también se impliquen las familias. “Conseguir su complicidad en esta lucha demostraría a Cambray que su mala gestión nos indigna a todos” y que no se trata solamente del calendario, dicen desde UGT. Por eso, han planteado movilizaciones de cara a la próxima semana. Una manifestación abierta a toda la comunidad educativa sin excepción --pública, concertada, personal laboral, extraescolares y familias--. “Cambray tiene abiertos muchos frentes”, advierten.

Por el momento, el próximo martes hay una reunión del Consell Escolar de Cataluña --órgano en el que está representada toda la comunidad-- y donde se espera que éste sea uno de los puntos del día. Hasta entonces, los sindicatos esperan que Aragonès tome las riendas del conflicto laboral.