El independentismo deja bloqueadas 22 instituciones catalanas

El ‘procés’ pospone la renovación de la CCMA, el CAC y la Sindicatura de Cuentas, e incluso el nombramiento de los responsables de una “estructura de Estado” como el Consejo Fiscal de Cataluña

La corta legislatura que comenzó en septiembre de 2015 y concluyó con la convocatoria del 21D ha estado dedicada casi exclusivamente al proceso independentista, lo que ha provocado un bloqueo en numerosas instituciones catalanas. Hasta un total de 22 organismos tienen pendiente la renovación de sus cargos, lo que se ha traducido en la parálisis de muchos proyectos.

El futuro de las instituciones depende de los resultados de las elecciones del 21D, pues la composición de esos organismos suele reflejar las mayorías parlamentarias. En algunos casos, la duración de los mandatos pueden ser más de una legislatura, de ahí que queden pendientes renovaciones parciales.

El ente de medios catalanes

Pese a ello, el rodillo independentista de la anterior legislatura ha frenado los nuevos nombramientos. Uno de los casos más visibles y más denunciados por los trabajadores es el de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), donde está pendiente la renovación de tres miembros del consejo de gobierno, así como de su presidente.

Desde abril de 2016, ejerce ese cargo de forma “provisional” Núria Llorach, después de que Brauli Duart renunciara por motivos personales. Ejemplo de ese anquilosamiento institucional es Armand Querol, que lleva en la CCMA desde 1996, año en el que fue propuesto por el PP. También está pendiente la designación de trece miembros del Consejo Asesor de Contenido de Programación.

Igualmente paralizada está la renovación del Consell de Garanties Estatutàries, donde deben entrar tres nuevos miembros. De hecho, este órgano encargado de velar por el ajuste de las leyes catalanas al Estatut y la Constitución –ha sido sistemáticamente ninguneado por Junts pel Sí y la CUP en la tramitación parlamentaria de iniciativas independentistas— nunca fue adaptado a las mayorías parlamentarias del último mandato, lo que obligaba a dar cabida a ERC y Ciudadanos.

CAC y Sindicatura de Cuentas

También está pendiente la designación de un nuevo miembro en el Consell de l’Audiovisual de Catalunya (CAC), donde los cargos duran seis años y no son renovables, pero Carme Figueras, propuesta por el PSC, tiene prorrogado su mandato.

En la Sindicatura de Cuentas, la renovación que debe acometerse es mayor, pues el procedimiento para elegir a cuatro síndicos ha quedado pendiente, mientras que en el caso del Plenario del Consejo Nacional de la Cultura y de las Artes se deben elegir a cinco miembros.

Asimismo, queda pendiente la designación de dos miembros del órgano colegiado al que hace referencia la ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno. Otros dos miembros deben ser elegidos en la Comisión de Control de las Consultas Populares no Refrendarias, así como seis vocales en el Consejo Asesor del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias.

La Agencia Tributaria Catalana

Curiosamente, tampoco se ha procedido a la designación de cargos decisivos en una “estructura de Estado” como la Agencia Tributaria Catalana. A pesar de los “grandes avances” anunciados por el exvicepresidente Oriol Junqueras, nunca se nombró al presidente y a cuatro vocales del Consejo Fiscal de Cataluña, un controvertido organismo de nueva creación cuya finalidad es regular los tributos en un hipotético Estado independiente.

Las universidades catalanas también están pendientes de renovación: dos miembros del Consejo de la Fundación de la Universitat Oberta de Catalunya; un miembro para cada uno de los consejos sociales Consejo Social de la Universitat Autònoma de Barcelona, Universitat de Barcelona, Universitat de Girona, Universitat de Lleida, Universitat Politècnica de Catalunya, Universitat Pompeu Fabra y Universitat Rovira i Virgili.

En el caso del Consejo Asesor de Protección de Datos de Cataluña, la renovación pendiente afecta a tres vocales, mientras que en la Comisión de Garantía del Derecho de Acceso a la Información Pública, quedan pendientes de elegir dos miembros.

Esta corta legislatura también deja en el aire el nombramiento del director de la Autoridad Catalana de Protección de Datos y siete miembros del Comité de Expertos sobre el Cambio Climático. Pendiente queda, asimismo, el procedimiento para designar al presidente de la Agencia Catalana de Protección Social.