Menú Buscar
Josep Rull (C), responsable de Territorio y Sostenibilidad junto a los alcaldes de los municipios del Cuarto Cinturón catalán / CG

El Gobierno catalán reclama presupuestos para obras a Rajoy en pleno ‘procés’

Rull, responsable de Territorio, recibe a los alcaldes de municipios por los que pasará el Cuarto Cinturón y exige al Ministerio de Fomento que acelere el proyecto

3 min

El acelerón del procés a escasos días de la Diada, el 11 de septiembre, no impide que el Gobierno de la Generalitat reclame presupuesto a Madrid para ejecutar obras públicas. Ni siquiera por parte de los consellers que han defendido sin fisuras la ruptura con España, como es el caso del responsable de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull.

El político de Junts pel Sí ha exigido al Gobierno de Mariano Rajoy que “acelere” las obras planificadas para terminar el último tramo de la B-40, el llamado Cuarto Cinturón catalán. Lo ha hecho tras recibir en su despacho a los alcaldes de los municipios por los que pasa una vía que se empezó a planificar a mediados de los años 90.

Declaración de la Generalitat

Rull ha recibido al primer edil de Terrassa, Jordi Ballart (PSC), su ciudad natal de la que fue concejal de la oposición antes de dar el salto a la Generalitat; a la de Viladecavalls, Cesca Berenguer (CiU); al de Abrera, Jesús Naharro (PSC); y a la alcaldesa de Olesa de Montserrat, Pilar Puimedon (de una confluencia de ICV, EUiA y el llamado Bloc d’Olesa).

La declaración consensuada por la Generalitat y los representantes locales indica que el Ministerio de Fomento debe terminar la infraestructura porque representa un “factor estratégico para las comunicaciones en este ámbito territorial, especialmente para la competitividad de las empresas”.

Proyecto del Cuarto Cinturón

Piden acelerar la construcción del tramo central del Cuarto Cinturón, la que une los municipios de Olesa y Viladecavalls. La obra se ejecutó en 2010 pero sólo se han construido dos conexiones: la de Abrera a Olesa; y la de Viladecavalls a Terrassa, sin unificar ambas vías.

Faltan seis kilómetros y desde 2016 se reiniciaron los trabajos constructivos, que se pararon en los años más duros de la crisis económica. Se calcula que la obra terminará en 2020, “por lo que habrán necesitado 14 años para terminar los 14 kilómetros entre Abrera y Terrassa”, indica el departamento de Territorio en un comunicado.

No ha hecho ningún comentario sobre el futuro de la vía tras el 1-O, fecha que se ha anunciado que se convocará el referéndum y se iniciará la desconexión con España.