Menú Buscar
Los candidatos de PP, PSOE, Cs y Podemos, Pablo Casado, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias, antes de empezar el debate electoral de RTVE para convencer a los electores del 28A. Elecciones / EFE

El primer debate televisivo muestra la dificultad de entendimiento postelectoral

​La falta de propuestas, el enfrentamiento entre el bloque conservador y el progresista y el 'procés' prevalecen en el debate de RTVE

22.04.2019 23:43 h.
14 min

El primer debate televisivo entre los candidatos de los principales partidos de cara al 28A ha mostrado la amplia distancia que separa los dos bloques --conservador y progresista--. Los líderes de PSOE, PP, Cs y Podemos --Pedro Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias-- no han sabido exponer con claridad sus proyectos y se han definido más por oposición que por sus propuestas en positivo.

A lo largo de la hora y media de coloquio, se ha evidenciado una crispación latente en la mayoría de las intervenciones, aunque no ha habido un claro ganador, lo que dificultará a los indecisos definir su posición en base a este debate. Además, cabe destacar que la crisis independentista en Cataluña ha protagonizado buena parte de los enfrentamientos.

El 'procés' desde el primer minuto

Rivera ha abierto el debate acusando a Sánchez de intentar evitar el debate --incluso ha pedido la dimisión de Rosa María Mateo al frente de RTVE-- y ha alertado de que si repite como presidente otorgará el indulto “a sus socios separatistas”.

Iglesias, por su parte, ha aprovechado su primera intervención para reivindicar la independencia de RTVE y agradecer la actuación de los trabajadores del Ente público.

Sánchez ha ironizado sobre “los malvados socialistas” pero ha recordado que durante el Gobierno del PP hubo dos referéndums ilegales y una declaración de independencia. También ha criticado la corrupción de los populares y ha apelado a la “convivencia” y a seguir “avanzando” tras el 28A.

Mientras que Casado ha apelado a la “unidad de España” y se ha presentado como la “única alternativa” viable, además de asegurar que “independentistas y batasunos” están “representados” en este debate por Pedro Sánchez.

¿Subir o bajar los impuestos?

En el primer bloque, dedicado a la economía, Sánchez ha insistido en poner en marcha medidas de justicia social para avanzar hacia la igualdad y ha acusado a la derecha de plantear nuevos recortes. El presidente del Gobierno ha acusado a la derecha de decir “mentiras y falsedades”, ha destacado que en los últimos meses se han creado 1.483 empleos diarios y ha recordado que durante su gobierno se ha subido el salario mínimo interprofesional a 900 euros, “la mayor subida” de la historia. Sánchez ha lamentado que la oposición haya criticado sus últimas medidas aprobadas en el ámbito social. 

Casado ha prometido crear “dos millones de empleos” en la próxima legislatura e implementar una “revolución fiscal” bajando los impuestos. Ha alardeado de que el PP ha creado más de seis millones y medio de puestos de trabajo durante sus gobiernos, y ha tildado de “presupuestos prácticamente comunistas” las cuentas presentadas por el Gobierno Sánchez que finalmente no se aprobaron. También ha lanzado un chascarrillo: “Cuando el PSOE llega al gobierno, el empleo sale por la ventana”. Y ha insistido en una rebaja de impuestos.

Rivera se ha desmarcado al referirse a “las viejas izquierda y derecha” y ha acusado a PP y PSOE de “perder una década”. El líder naranja ha apelado a un pacto educativo, a promover el empleo de calidad, a cuidar a los autónomos y a bajar los impuestos. Ha acusado a Iglesias de querer subir los impuestos a las clase media. “Cójanse la cartera”, ha alertado, si el líder de Podemos llega a ser vicepresidente del Gobierno. Y se ha comprometido a suprimir el impuesto de sucesiones. Rivera ha vuelto a apuntar a los autónomos, “a los que crean riqueza”, a los que les ha prometido igualar el paro con los asalariados. “¿Señor Casado, sabe dónde está el milagro económico del PP? En la cárcel”, ha espetado Rivera mostrando una foto de la detención del exvicepresidente del Gobierno con el PP Rodrigo Rato.

Iglesias ha defendido bajar el IVA a los productos de primera necesidad y hacer que los bancos “paguen el impuesto de sociedades” realmente. El líder de Podemos ha planteado exigir a los bancos la recuperación de “los 60.000 millones” del rescate bancario. Ha apelado a la Constitución para reivindicar el derecho al trabajo y a una retribución justa. Para ello ha propuesto acabar con “la estafa de la temporalidad” y con los “falsos autónomos”. Además, ha recordado que el salario mínimo se subió gracias a la presión de Podemos.

Política social y pensiones

Sánchez ha señalado que el principal problema en España es la desigualdad y ha repasado las medidas aprobadas por el Gobierno en los últimos diez meses para combatirlas, incluyendo planes de empleo y contra la pobreza energética. Ha agradecido el apoyo de Podemos en este campo. También ha reivindicado sus medidas contra la violencia de género y ha criticado a Casado por la posición en este ámbito de “sus amigos ausentes de la ultraderecha”. Sobre el PP, ha señalado que “todo son mentiras” lo que cuentan en cuanto a revalorización de las pensiones. Y ha apelado a una reforma constitucional para garantizar la revalorización y la sostenibilidad de las pensiones.

Casado ha alertado de que el Estado del Bienestar “puede estar en riesgo” con un gobierno de izquierdas. El líder popular se ha comprometido a aumentar siempre las pensiones y ha subrayado que las políticas sociales deben financiarse y para eso es necesario generar empleo. En sanidad ha abogado por la libertad de elección de médico y por atacar las listas de espera. Y ha reivindicado el pacto nacional contra la violencia de género.

Para mantener las pensiones, Rivera ha defendido promover la protección de la familia y la natalidad. Ha lamentado los problemas económicos de la clase media. Además, ha apelado a la igualdad entre españoles frente a la fragmentación del país. Y en ese sentido, ha deplorado que PSOE y Podemos votaran contra una propuesta para garantizar que se pudiera “estudiar en español en las escuelas públicas” de todo el país. También ha planteado la tarjeta sanitaria única en toda España.

Iglesias ha vuelto a apelar a la Constitución para proponer una ley que actualice las pensiones según el IPC. De hecho, sus apelaciones a la Carta Magna han sido continuas durante todo el debate. Ha pedido intervenir el mercado para limitar el precio de los alquileres. Ha criticado que se financie la sanidad privada con dinero público. Y ha instado a Sánchez a aclarar si está dispuesto a llegar a un acuerdo con Cs, pero no ha recibido respuesta.

Cataluña

Sánchez ha abierto el bloque territorial defendiendo “una España en la que quepamos todos” y no solo “el trío de Colón”. Se ha confesado “muy orgulloso de ser español”, de la igualdad y la diversidad del país. “El independentismo sabe que la independencia no se va a producir”, ha asegurado. Ha insistido en que con un Gobierno socialista no habrá ni referéndum ni independencia. Y ha tendido la mano con el objetivo de “dialogar dentro de la Constitución” para recuperar la “convivencia” en Cataluña. El presidente del Gobierno ha acusado a Casado y Rivera de no dejar de decir mentiras en estas cuestiones. En relación a un posible indulto a los dirigentes independentistas en caso de ser condenados, ha indicado que “no puede haber un indulto preventivo ni la negación preventiva del indulto" antes de la sentencia para evitar posicionarse al respecto.

“La unidad de España está en riesgo por Pedro Sánchez”, ha espetado Casado, que ha criticado el encuentro de Pedralbes con Torra en el que “se negoció la mediación internacional”. “¿Qué no hará ahora para seguir en el poder?”, ha señalado. Ha propuesto acabar con el adoctrinamiento escolar y la propaganda en TV3 y retirar la financiación a los independentistas. También ha criticado que miembros socialistas hayan defendido el indulto y que “pacte con los proetarras de Bildu”. “Es el colmo de la humillación”, ha sentenciado.

Rivera ha criticado el “golpe de Estado” del independentismo catalán y ha lamentado que el presidente “se siente” con “los que han intentado liquidar el país y la convivencia en Cataluña”. Ha apelado a un país de “ciudadanos libres e iguales” frente a la “nación de naciones”. Y ha reclamado que no indulte a los independentistas encausados, para lo que ha recuperado unas declaraciones del líder del PSC, Miquel Iceta, a favor de esa medida. “Es una emergencia nacional enviar a Sánchez a la oposición”, ha subrayado. Rivera ha criticado a Iglesias porque “siempre está al lado de los que quieren destruir España”.

Iglesias ha considerado que lo que une a todos los ciudadanos españoles con sentimientos distintos es el nivel de los servicios públicos de calidad. “España es plurinacional”, ha asegurado. Y ha reclamado “diálogo, empatía y unos cuantos insultos menos” para llegar a una "reconciliación". “Si algo rompe y traiciona España es la corrupción”, ha destacado. Y ha pedido esperar a la sentencia para posicionarse sobre un posible indulto.

¿Un pacto PSOE-Cs?

En el bloque final, sobre regeneración democrática y pactos postelectorales, Sánchez ha señalado que la moción de censura fue una respuesta a la corrupción del PP. Ha indicado que la única formación que puede frenar al “tripartito de derechas” es el PSOE. Ha alertado de que el hecho de que PP y Cs estén dispuestos a pactar con la ultraderecha es muy peligroso. Y le ha reprochado a Rivera que acepte los votos de Vox pero le ponga “un cordón sanitario” a los socialistas.

Casado solo ha vetado a la izquierda, a los independentistas y a "los batasunos" para llegar a posibles pactos. Y ha recuperado la sentencia de Filesa contra el PSOE, “el partido más corrupto de España”.

Rivera ha justificado su rechazo a la moción de censura porque él exigió la convocatoria inmediata de elecciones. Ha reprochado a Sánchez que se siente a negociar “con los que nos llaman bestias taradas”. Y ha tendido la mano al PP pero “sin los nacionalistas” del PNV.

Finalmente, Iglesias se ha mostrado “dispuesto” a pactar con el PSOE pero ha alertado de un posible acuerdo entre el PSOE y Cs, por lo que ha insistido en presionar a Sánchez para que aclare si está abierto a ello. “El silencio es muy elocuente”, ha añadido al no recibir respuesta.