Menú Buscar
Una protesta contra el traslado de los presos para el juicio del procés ante la cárcel de Lledoners / EFE

Trasladan a los presos del 'procés' entre pequeños incidentes

Los Mossos d'Esquadra mueven a los reos secesionistas a la cárcel de Brians II antes de su viaje a la Comunidad de Madrid para afrontar el juicio del 1-O

01.02.2019 07:00 h.
5 min

Los políticos y activistas independentistas presos acusados de organizar el procés han sido trasladados hoy viernes a la cárcel de Brians II, en Martorell (Barcelona), desde donde serán movidos a la Comunidad de Madrid para afrontar el juicio por el referéndum ilegal del 1-O de 2017 y la declaración unilateral de independencia (DUI) frustrada del mismo mes. La operación se ha desarrollado entre algunas protestas y una fuerte presencia policial, aunque sin grandes incidentes y con relativa calma.

La primera en salir del presidio ha sido Dolors Bassa, exconsejera catalana de Trabajo, que antes de las 6:00 de la mañana ha salido escoltada de la penitenciaría de Puig de les Basses (Girona). La secesionista ha sido movida sin algaradas, salvo por un pequeño corte de carretera de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR). Tras ella, un fuerte dispositivo de los Mossos d'Esquadra ha iniciado el traslado de la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, a la que han reubicado desde la cárcel de Mas d'Enric (Tarragona). También se han producido cortes de carretera y una carga de la Brigada Móvil.

También se han producido incidentes en Lledoners (Barcelona), desde donde los Mossos han movido a los cinco exconsellers del Govern y a los Jordis. Los CDR han cortado la carretera de acceso y los Mossos los han desalojado. Asimismo, radicales desconocidos han vertido aceite en bidones sobre la C-55, obligando a los Bomberos a intervenir. Nada de ello ha impedido que los nueve reos salieran del presidio sobre las siete horas de la mañana en dirección a Brians II. 

El Govern, a la cárcel

Será precisamente en esta instalación penitenciaria donde los miembros del Gobierno catalán, encabezados por el president Quim Torra, recibirán a los investigados por organizar el desafío secesionista de 2017. Cabe recordar que el jefe del Ejecutivo ha suspendido todos los actos oficiales de su agenda para volcarse en esta operación de traslado, una decisión, como ha avanzado este medio, de la que no informó a ERC. El movimiento de los reos lo coordina el Tribunal Supremo en contacto con el Ministerio del Interior. De hecho, los independentistas en prisión provisional serán trasladados por la Guardia Civil a dos cárceles en la Comunidad de Madrid, desde donde acudirán a las sesiones del juicio en el Supremo.

En este sentido, se conoció ayer que las sesiones del macroproceso por la organización del referéndum del 1 de octubre de 2017 y la DUI de 2017 arrancará el 12 de febrero, aunque la fecha no está confirmada oficialmente. Cerca de 30 personas se sentarán en el banquillo de los acusados por su participación en la trama de organización del órdago separatista. Se encargará de juzgarlos un tribunal de la Sala Segunda del alto tribunal presidido por el letrado Manuel Marchena, al que las defensas trataron de apartar del proceso, sin éxito

'Performance' en Brians II

Antes de ello, los partidos han tratado de capitalizar políticamente una operación rutinaria en el marco del sistema penitenciario. A las puertas de Brians II se ha reunido un grupo de diputados de Junts per Catalunya (JxCAT), capitaneados por su polémico portavoz parlamentario, Eduard Pujol, y de ERC, con su portavoz, Marta Vilalta, al frente de la comitiva. Los independentistas, que forman la coalición de gobierno en Cataluña, han tildado de "injusto" el juicio y han pedido la libertad de los encarcelados, que se encuentran en prisión provisional a la espera de juicio, ya que el Tribunal Supremo ve riesgo de fuga, habida cuenta de la huida del expresidente catalán, Carles Puigdemont, la secretaria general de ERC, Marta Rovira, y la estructura que han montado en el exterior.

Cualquiera que fueren los hechos acaecidos hoy, el traslado de los investigados del procés a las prisiones de Soto del Real (los hombres) y Alcalá de Henares (las mujeres) es un paso más hacia un escenario de dilucidar las responsabilidades que tuvieron los exconsejeros del Govern y los activistas Jordi Sànchez y Jordi Cuixart en la organización, preparación e implementación del proceso independentista en Cataluña en 2017. Dichas responsabilidades penales se dilucidarán durante el juicio en el Supremo, en el que la treintena de investigados se enfrentan a cargos de rebelión, sedición, malversación y desobediencia, entre otros.