Menú Buscar
Los políticos presos Josep Rull y Jordi Turull / EFE

Los presos del 1-O presionan para vincular la mesa de diálogo político y las decisiones judiciales

Los exconsejeros Josep Rull y Jordi Turull defienden que la supresión del tercer grado "dificulta" las negociaciones y acaba con las "condiciones" necesarias para el encuentro

4 min

Los políticos independentistas condenados por el referéndum ilegal del 1-O insisten en relacionar la mesa de diálogo entre Gobierno y Govern a las decisiones judiciales sobre sus estancias en prisión. Los exconsejeros Josep Rull y Jordi Turull, en régimen de semilibertad, han defendido en las radios catalanas que la suspensión del tercer grado a sus compañeros "dificulta" las negociaciones políticas, ya que estas deben basarse en unas "condiciones" que "ahora mismo no se dan".

La decisión de rescindir las salidas de la cárcel a Oriol Junqueras, Raül Romeva, Joaquim Forn, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart ha sido tomada por un juzgado de vigilancia penitenciaria de Cataluña, tras la petición de la Fiscalía Provincial de Barcelona. El exconsejero Turull ha considerado que desde el ministerio público "retuercen el derecho penitenciario" para ir en contra de los políticos independentistas y que "solo buscan venganza". 

La "anestesia" para el independentismo

El que fuera exconsejero de Presidencia del Govern de Carles Puigdemont ha despreciado la mesa de negociación entre el Gobierno nacional y el autonómico catalán ya que la considera una estratagema del Ejecutivo español para aplacar el ideario nacionalista. "Creo que la mesa de diálogo era una anestesia para el independentismo", ha comentado Turull en los micrófonos de RAC1. 

Rull, por su parte, ha asegurado que los partidos que defienden una Cataluña independiente están a favor de que se lleve a cabo la negociación. Sin embargo, ha utilizado un argumentario similar al de Turull para defender la supuesta imposibilidad de esta reunión política, aunque ha sido más insistente en la idea de que todo se trata de una persecución contra el secesionismo: "No es posible sentarse en una mesa con alguien que tiene el objetivo de que el otro desaparezca", ha declarado en Catalunya Ràdio.

¿Adiós a la semilibertad?

Rull y Turull son dos de los políticos condenados por el procés que mantienen el régimen de semilibertad ratificado por el Govern hace escasamente una semana, aunque no son los únicos. También la exconsejera Dolors Bassa y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell disfrutan del tercer grado, aunque los dos consellers no esperan que sea así por mucho tiempo.

El expolítico encargado del Departamento de Territorio y Sostenibilidad del Govern ha asegurado que, para él, estos días los vive como si estuviera bajo "la espada de Damocles", que en cualquier momento acabará por devolverle a la cárcel. Por otra parte, Turull ha reconocido que los presos habían "interiorizado" que la fiscalía actuaría y se rescindiría el tercer grado, pero aun así es "un golpe que, cuando llega, es duro".