Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jesús María Barrientos, presidente del TSJC durante su discurso / EUROPA PRESS

El presidente del TSJC arremete contra el Govern por las críticas al sistema judicial

“Quiero alertar de los peligros que comporta, especialmente cuando los que lo hacen ostentan cualquier representación política”, ha denunciado Barrientos

3 min

Jesús María Barrientos, presidente del TSJC, ha aprovechado el acto de jura o promesa de los jueces de la 70º promoción de la Escuela Judicial destinados en Cataluña para denunciar las críticas que “persiguen el descrédito y deslegitimación de todo el sistema de justicia”. 

“Lamentablemente la crítica de las resoluciones judiciales no siempre tiene una vocación constructiva. Con frecuencia entran en descalificaciones personales hacia el juez o el tribunal de que emanan, o se busca abiertamente el descrédito y la deslegitimación de todo el sistema judicial”, ha incidido Barrientos. De forma velada, el presidente ha pronunciado únicamente estas palabras en catalán coincidiendo con la polémica que envuelve a la sentencia emitida por el TSJC que acaba con la inmersión lingüística​. 

Bronca a los políticos

“Quiero alertar de los peligros que eso comporta, singularmente cuando los que lo hacen ostentan cualquier representación política, en la medida que contribuyen a socavar los cimientos mismos que dan soporte a nuestra organización social”, ha dicho el presidente del TSJC.

Este viernes han jurado o prometido 73 juezas y jueces de la 70º promoción que en los próximos días se incorporan a los que son sus primeros destinos una vez incorporados al Poder Judicial tras recibir el pasado 29 de noviembre los correspondientes despachos.

Mayoría de mujeres

El acto se ha celebrado en la sede del Tribunal Superior de Justicia ante la Sala del Gobierno. La mayoría de los nuevos jueces son mujeres y la media de edad es de 28 años. Además, de media, han tardado poco más de cuatro años en preparar y aprobar la oposición.

La tradición familiar no es el elemento determinante que llevó a los nuevos jueces y juezas a elegir la profesión, dado que tres cuartas partes de los integrantes de esta promoción no tienen antecedentes familiares que ejerzan o hayan ejercido la profesión jurídica.