Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La nueva presidenta de la ANC, Dolors Feliu (i), y su antecesora, Elisenda Paluzie (d) / ANC

La presidenta de la ANC anhela "mover fronteras" en Cataluña

La posconvergente Dolors Feliu plantea crear una "lista cívica" en las próximas autonómicas para lograr la secesión y admite la afinidad de JxCat a los postulados de su entidad

5 min

La nueva presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), la posconvergente Dolors Feliu, amenaza con crear una "lista cívica" secesionista liderada por su entidad en las próximas elecciones autonómicas, al considerar que "costará fiarse" de ERC, JxCat y la CUP porque han malgastado lo que llama "52%" de mayoría independentista en el Parlament --a pesar de que estos tres partidos apenas alcanzaron el 48% de los votos en los comicios de 2021--.

La funcionaria de la Generalitat, y exmilitante de CiU y del PDECat, se muestra partidaria, además, de poner "fronteras" en caso de que Cataluña se separe del resto de España. Así lo ha afirmado en una entrevista a Nació Digital, al hilo de la denominada "mesa de diálogo" entre el Gobierno español y los dirigentes secesionistas del Govern: "¿Diálogo? Muy bien, pero con unas premisas para hacer posible la liberación de Cataluña y mover fronteras a través de la democracia", con un referéndum secesionista.

"Cataluña puede ser un gran experimento"

Feliu considera que "en el momento actual, en un contexto de guerra en Ucrania, en el mundo hay una posición que dice que las fronteras se tienen que mover de manera democrática, no de manera violenta. Cataluña puede ser un gran experimento para cambiar esta fórmula que genera guerras desde hace siglos, definir cómo se cambian las fronteras en paz".

La funcionaria posconvergente, no obstante, considera que "el escenario de un referéndum dentro del Estado español está totalmente cerrado" y, aunque ha remarcado que no van en contra de los políticos, autoerige a la ANC como el espacio donde defender la secesión de forma "transversal", según ella.

Afinidad de JxCat

Preguntada sobre un supuesto viraje de la Assemblea hacia Junts per Catalunya (JxCat) por su rechazo a la "mesa de diálogo" con el Gobierno español, Feliu considera que no es que "la ANC esté de acuerdo con Junts, sino que Junts está de acuerdo con la ANC", y que el diálogo con el Ejecutivo central no está siendo "efectivo", a su modo de ver las cosas.

Sobre si la ANC se plantea acciones de desobediencia civil, Feliu asegura que sí, pero destaca que preside una entidad y que, por lo tanto, corre el peligro de desaparecer: "Queremos resultados, no inmolarnos".

"Si sales de España no hay represión"

Además, ha enfatizado que existen "movimientos para hacer soberanía fiscal" en los municipios de Cataluña como compromiso con la secesión, aunque admite que la campaña denominada Consum Estratègic está parada, a la espera de las multas que puedan llegar.

"No pienso en la represión, sino en hacer la independencia. La represión es fuerte si te quedas en el Estado español. Si sales de él, no hay represión", ha añadido la jurista de la Generalitat.

Contra el 25% de castellano

Por lo que respecta al acuerdo de proposición de ley sobre el catalán en las escuelas alcanzado entre ERC, JxCat, PSC y los comuns --que considera "vehicular" sólo al catalán, y relega al castellano a lengua de "uso vehicular"--, Feliu lo considera insuficiente porque, según ella, "asumir el castellano en el marco normativo es asumir las posiciones del Estado y no evitará la ofensiva de los tribunales".

La presidenta de la ANC no cree que con esa norma se pueda burlar la sentencia, firme y de obligado cumplimiento, del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que insta a impartir al menos un 25% de las clases en castellano en el sistema educativo monolingüe en catalán impuesto por la Generalitat en las tres últimas décadas: "No se puede blindar nada con la legislación catalana, nada; es una falacia", ha apuntado. Y añade que, aunque para ella toda vía para "proteger" el catalán es bienvenida, no es una buena opción pactarlas con partidos que quieren potenciar el castellano, lengua cooficial de la autonomía.