Menú Buscar
Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos / CG

PP y Ciudadanos piden la dimisión de Forcadell

Junts pel Sí afirma que la querella que tramita el TSJC no paraliza la hoja de ruta hacia la independencia

3 min

PP y Ciudadanos han pedido la dimisión de la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) haya admitido a trámite una querella por desobediencia. La resolución judicial tiene lugar a instancias de la Fiscalía y tras la aprobación en el pleno del pasado mes de julio de los trabajos de la comisión del proceso constituyente, en el marco del proceso hacia la independencia de Cataluña

El portavoz del PP, Enric Millo, ha pedido la dimisión de la presidenta de la Cámara catalana, a la que ha instado a "no hacerse la víctima, pues ha vulnerado la principal ley, que es la Constitución". Ciudadanos también ha pedido su cese a través de su líder catalana, Inés Arrimadas, quien sostiene que "Forcadell puede defender lo que quiera siendo presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, pero no del Parlament, aunque piensa que tener ese cargo la faculta para saltarse las leyes y no es así, porque es una ciudadana más y las ha de cumplir".

JxSí ve un ataque

Por contra, el adjunto al portavoz de Junts pel Sí, Roger Torrent, ha asegurado que "seguiremos con la hoja de ruta. Hoy estamos en el lado de la presidenta Forcadell, como ayer estábamos en Vic, esta mañana en Badalona, ​​y siempre junto a todo el que, a través de las instituciones o en la calle, defienda la democracia", declaró Torrent, en alusión a los concejales independentistas insumisos con las resoluciones judiciales.

"Quieren apartar la presidenta del Parlamento y quieren que los independentistas desistamos. Pero no cejaremos, no nos apartaremos, seguiremos con la hoja de ruta que debe finalizar en septiembre del próximo año, con los catalanes y las catalanas decidiendo libremente su futuro en las urnas ", concluyó Torrent.

Por parte de Catalunya Sí Que Es Pot, Albano Dante Fachin ha asegurado que "la situación política catalana no se puede resolver a golpe de querella".