Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, aplaude la intervención del diputado Alejandro Fernández en el Parlament / CG

El PP prevé llevar la ley del catalán en la escuela al Tribunal Constitucional

Alejandro Fernández alerta que el texto de independentistas, PSC y comuns "se niega al acatamiento judicial en materia lingüística y deja la responsabilidad del cumplimiento a la comunidad educativa"

3 min

El presidente del PPC, Alejandro Fernández, ha asegurado este sábado que su partido llevará ante el Tribunal Constitucional la ley sobre el uso de las lenguas oficiales en la enseñanza de Cataluña, pactada por PSC, ERC, JxCat y En Comú Podem, si se aprueba tal y como está ahora redactada.

Así lo ha anunciado Fernández en una jornada del PP en Tarragona, al referirse sobre una norma que contempla al catalán como única lengua "vehicular" en la enseñanza no universitaria, y relega al castellano a lengua de "uso curricular", sin fijar además el mínimo del 25% de clases en esta lengua que establece la sentencia, firme y de obligado cumplimiento, del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Vox, Cs y PP han solicitado un dictamen al Consejo de Garantías Estatutarias sobre la adecuación de esta proposición de ley sobre el "uso y aprendizaje de las lenguas oficiales" en la enseñanza, lo que podría obligar a aplazar su aprobación y neutralizar así su efectividad, pero Fernández ya ha explicado esta mañana sus intenciones en caso de que el texto sea aprobado por el Parlament tal y como ha sido pactado por independentistas, socialistas y comuns.

"Paso de difícil retorno" del PSC

A juicio del líder de los populares catalanes, este acuerdo a cuatro bandas "marca un antes y un después" porque si hasta la fecha los socialistas habían actuado "con especial ambigüedad a la hora de abordar debates delicados", ahora han dado "un paso de difícil retorno, por no decir imposible".

Para Fernández, el texto acordado "se niega al acatamiento judicial en materia lingüística y deja la responsabilidad del cumplimiento a la comunidad educativa, dejando a los profesores abandonados a su suerte, de manera cobarde".

"Los demócratas acatamos las sentencias siempre, nos gusten o no, pero especialmente cuando no nos gustan", ha añadido Alejandro Fernández.