Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Xavier Garcia Albiol, exalcalde de Badalona y expresidente del PP de Cataluña / EFE

El PP perdería su gran alcaldía por una alianza del resto de fuerzas políticas

La marca Albiol acumula victorias en Badalona sin interrupción desde 2011 con un discurso duro sobre delincuencia e inmigración, pero el cordón sanitario de la oposición le ha vetado cuatro veces

5 min

La marca Albiol volvería a ganar en las elecciones municipales de 2023, pero no con una fuerza suficiente para vencer el cordón sanitario de la oposición que, en cuatro ocasiones, le ha impedido gobernar. Con un discurso muy duro centrado en delincuencia e inmigración, Xavier García Albiol ha logrado trascender las siglas de su partido, el PP.

Según el panel electoral elaborado por Electomanía para Crónica Global, Albiol se quedaría a solo dos concejales de la mayoría absoluta si los comicios municipales se celebrasen este julio. Obtendría 12 representantes, uno más que en 2019. Y sumaría un escaño según la proyección realizada por la misma empresa en mayo.

Victorias sin interrupción desde 2011

Dicho de otra manera, el popular vencería de nuevo, apuntalando así un historial de victorias sin interrupción desde 2011. Sin embargo, afrontaría otro cordón sanitario de la oposición. El mismo que le apartó del gobierno municipal en una moción de censura hace ocho meses.

Quien fuera presidente del PP catalán ganó la alcaldía en 2011 con una campaña muy dura en cuestiones como la inmigración y la seguridad. Un discurso que caló en los votantes, tanto entre los fieles al PP como los que daban más prioridad a la persona que a las siglas. Cuatro años después, venció de nuevo, pero no logró obtener mayoría. Sí la obtuvo Dolors Sabater (Guanyem), pero la alcaldesa no acabó el mandato, pues perdió el cargo en una moción de censura presentada por el PSC y que sería apoyada por el propio Albiol, a pesar de que su partido había sido el más votado.

Dolors Sabater, exalcaldesa de Badalona / CG
Dolors Sabater, exalcaldesa de Badalona / CG

La moción estuvo propiciada por la decisión del equipo de gobierno de la CUP de abrir las puertas del consistorio el 12 de octubre de 2018, Día de la Hispanidad, desobedeciendo una orden judicial que lo prohibía. El socialista Àlex Pastor se convirtió en el nuevo primer edil.

En 2019, una vez más, Albiol ganó los comicios, pero el pacto entre Sabater y PSC propiciaron que la vara de alcalde siguiera en manos de Pastor, quien apenas duró un año. Detenido por conducir ebrio y agredir a un agente de los Mossos d’Esquadra, Pastor dimitió y el popular recuperó la alcaldía por las discrepancias del resto de formaciones en la presentación de un candidato.

Papeles de Pandora

Pero el nuevo mandato de Albiol tampoco se consolidó, pues en octubre de 2021, su nombre apareció en los llamados papeles de Pandora, vinculado a una empresa en el paraíso fiscal de Belice. Al mes siguiente, la oposición presentó una moción de censura que aupó al socialista Rubén Guijarro a la alcaldía.

Retrato de Rubén Guijarro, de fondo Badalona / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)
Retrato de Rubén Guijarro, de fondo Badalona / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

El sondeo de Electomania consolida Badalona como feudo de Albiol, mientras que el PSC lo tiene difícil para retener la alcaldía –la mayoría absoluta lograda por Joan Blanch entre 1991 y 1995, sucedida por otros gobiernos socialistas, queda muy atrás--, y los republicanos mantienen posiciones, aunque con una incidencia algo menor.

El dirigente popular, muy identificado con el entorno del expresidente del PP, Pablo Casado, mantiene una complicada relación con el líder de los populares catalanes, Alejandro Fernández, bendecido por Alberto Núñez Feijóo. Pero todos estos avatares orgánicos no han erosionado el tirón de Albiol en Badalona ni su duro discurso contra la delincuencia y la inmigración ilegal.