Menú Buscar

PP, Cs y Vox pinchan en su intento de noquear al Gobierno en la calle

La derecha no logra la movilización histórica contra Sánchez a la que aspiraba y apenas congrega a unas decenas de miles de personas en la plaza de Colón de Madrid

10.02.2019 13:07 h.
8 min

La manifestación convocada por PP y Ciudadanos y apoyada por Vox este domingo en la plaza de Colón de Madrid para exigir al Gobierno la celebración inmediata de elecciones no ha logrado la asistencia histórica que se preveía.

La derecha ha congregado a 45.000 personas, según la Delegación del Gobierno, y 200.000, según los organizadores, muy lejos de las cifras de otras concentraciones, como las marchas contra el Gobierno de Zapatero o las movilizaciones en defensa de la igualdad de género. Aunque la participación se ha situado por encima de las previsiones de 20.000 personas que los propios convocantes apuntaban los últimos días.

manifestacion colon

Santiago Abascal, Pablo Casado y Albert Rivera al final de la concentración / EUROPA PRESS

Foto de Casado, Rivera y Abascal

Al acto han asistido los líderes de los partidos organizadores, Pablo Casado (PP), Albert Rivera (Cs)  y Santiago Abascal (Vox), que en declaraciones a los medios han sido muy críticos con el diálogo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con los independentistas.

Al finalizar el acto, los tres dirigentes han posado junto a sus equipos para una foto muy esperada, pues era la primera vez que Casado, Rivera y Abascal aparecían en la misma imagen. Un momento en el que Rivera se ha mostrado visiblemente incómodo y que ha evitado el candidato a la alcaldía de Barcelona por la plataforma impulsada por Ciudadanos, Manuel Valls, que también estaba presente en el acto. La líder de Cs en Cataluña, Inés Arrimadas, ha sido la gran ausente porque, según fuentes del partido, ha perdido el avión.

Valls evita a Vox

En este sentido, Valls ha justificado su presencia en la manifestación por su convencimiento de que defender la Constitución "no es cosa de partidos, es cosa de todos los españoles". "El debate no era Vox", ha insistido Valls, aunque no obstante ha reconocido que declinó subir al escenario porque "no tenía que estar al lado de un partido como Vox" y porque no estaba entre los organizadores.

Valls ha insistido en que debía estar junto a quienes defienden cuarenta años de democracia, los valores de la transición y la Constitución, "una de las más democráticas y progresistas del mundo". Además, ha criticado la actuación del Gobierno respecto a las negociaciones con los independentistas para establecer una mesa de partidos, especialmente en lo relativo a la admisión de la figura del relator, y se ha quejado de la degradación de las instituciones. "Tenemos que recuperar el camino del diálogo, pero ha pasado algo, hay algo que se rompe y tenemos que ir con cuidado", ha añadido.

“Traición” de Sánchez

La concentración --convocada bajo el lema “Por una España unida, elecciones ya”-- ha finalizado con la lectura de un manifiesto por parte de tres periodistas: María Claver, Carlos Cuesta y Albert Castillón. El texto --avalado por PP, Cs y Vox-- acusa al presidente Sánchez de “traición” al país y de "dar una puñalada por la espalda a la ley y a la justicia". “Tras meses de constantes cesiones intolerables y a pocas horas de que el Tribunal Supremo comience a juzgar a los responsables de la ruptura del orden constitucional que se produjo en octubre de 2017, el Gobierno de Pedro Sánchez decidió dar una puñalada por la espalda a la ley y a la justicia aceptando los términos y exigencias impuestos por el presidente de la Generalitat", añade.

A juicio de los firmantes, "los acontecimientos de los últimos días [en referencia a la polémica en torno al relator] suponen una humillación del Estado sin precedentes en nuestra vida democrática". Por ello, reafirman, a unos días de que comience el juicio "sobre el asalto a la unidad de la nación española", su "compromiso" con la Justicia, dando su apoyo a los jueces del Tribunal Supremo que se encargarán del procés, "que llevan meses sufriendo la presión independentista". Además, acusan al Gobiero de ceder al "chantaje" de los independentistas que quieren "destruir la convivencia ciudadana" en España y de renunciar "a defender la dignidad de los españoles, con el único objetivo de mantenerse en el poder". Tras la lectura del manifesto ha sonado el himno nacional.

636854012493732639w

Asistentes a la manifestación de este domingo en Madrid / EFE

Banderas de España

La mayoría de los asistentes a la concentración, que ha llenado la plaza de Colón y las calles aledañas, llevaban banderas de España. También se han visto, aunque en menor medida, banderas de la UE, de Cataluña, del colectivo LGTBI, de la Guardia Civil y de la Legión. Así como carteles exigiendo la dimisión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el encarcelamiento de los dirigentes independentistas encausados por el intento de secesión unilateral de otoño de 2017.

Entre los manifestantes han predominado gritos de "Elecciones ya", "Fuera Sánchez", "España unida jamás será vencida", "Puigdemont, a prisión", "Fuera el okupa", "No necesitamos mediadores", "España no está en venta" y "Con la soberanía nacional no se mercadea". No se ha registrado ningún incidente relevante.

Choque entre oposición y Gobierno

Los líderes de las formaciones organizadoras, Casado, Rivera y Abascal, han calificado la movilización de Madrid de éxito. Una marcha que también ha contado con réplicas en otras ciudades, como la concentración celebrada en el centro de Barcelona.

En cambio, desde el PSOE la han tildado de "fracaso" y el presidente Sánchez ha acusado a los partidos convocantes de la manifestación de "enfrentar a los españoles", de generar "crispación" y de actuar con "deslealtad".

¿Quiere hacer un comentario?