Menú Buscar
Un grupo de 'manteros' en el vestíbulo del metro de Barcelona / EP

El PP exige a Colau acabar con el ‘top manta’

Alberto Fernández advierte de que la permisividad convierte las calles y estaciones de metro de Barcelona “en zocos ilegales”

17.06.2018 20:32 h.
3 min

El líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, ha hecho un llamamiento este domingo para que la alcaldesa de la ciudad acabe de forma definitiva con la proliferación del top manta en la ciudad. Exige a Ada Colau que mueva ficha para "erradicarlo y no seguir con su permisividad que convierten las calles, plazas y estaciones de metro de Barcelona en zocos de manteros ilegales".

Además de la venta de falsificaciones, una cuestión que choca contra la normativa de propiedad intelectual, la violencia entre vendedores para buscar el mejor lugar en los mercadillos improvisados es cada vez más frecuente. Como la pelea que ha tenido lugar este fin de semana en la playa de la Barceloneta.

Coordinación de policías

Fernández Díaz ha avanzado que los populares solicitarán en la próxima comisión de Economía municipal actuaciones contra el “mercado de la miseria”. Así describe la venta ilegal que está al entorno de los Encants y que ha generado malestar con los comerciantes de este mercado, que les acusan de competencia desleal. En muchas ocasiones también venden productos de segunda mano, pero sin tener que atender ninguno de los costes que comporta una parada.

El popular exige un “plan de choque contundente” contra un fenómeno que ha ido a más en los últimos años y una actuación coordinada entre la Guardia Urbana, los Mossos d’Esquadra y la Guardia Civil (por las falsificaciones). “El problema de los manteros y la venta ambulante se esta incrementando de forma incontrolable en toda la ciudad, desde la llegada de Colau como alcaldesa en 2015”, denuncia en un comunicado.

Denuncia colectiva

BComú, el partido en el Gobierno municipal, se marcó como una de las líneas diferenciales del mandato dejar de perseguir a este colectivo. La Guardia Urbana no actúa para frenar la venta en la calle. Cuestión que, según Fernández Díaz, ha propiciado el efecto llamada y el crecimiento del número de vendedores.

Algo parecido exigen los comerciantes de la ciudad. Recuerdan que se comercializa con productos ilegales de forma ilícita y que esto tiene efecto sobre su facturación y sobre el empleo de la ciudad. Además de contar con el malestar de los vecinos por los problemas de convivencia ciudadana que comporta.

Colau cuenta ya con una denuncia colectiva de estos colectivos por la presunta manga ancha que tiene con el top manta. Por el momento, no se ha modificado la política municipal.