Menú Buscar
Jordi Turull y Josep Rull, en una imagen de archivo /EFE

Los políticos presos presionan al PDeCAT para que se rinda ante Puigdemont

Los exconsejeros Turull, Rull y Forn reclaman en una carta que la dirección de la formación diluya el partido en la Crida del 'expresident'

3 min

Los políticos presos que pertenecen a la órbita del PDeCAT, exconvergentes, no quieren saber nada de su partido. Obedientes a las directrices de Carles Puigdemont, presionan para que la dirección del PDeCAT se diluya en la Crida Nacional per la República, que se constituye este sábado en Manresa. A través de una carta, los exconsejeros Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn, y también con la firma de Lluís Puig, que se encuentra en Bruselas, reclaman a David Bonvehí que se implique en el nuevo instrumento de Puigdemont.

Los políticos presos son conscientes de las reticencias de Bonvehí, y de los dirigentes, cuadros y alcaldes del PDeCAT, que no quieren ser un mero apéndice de la Crida, y que tienen reservas sobre esa transversalidad que reclama Puigdemont, y que ha llevado a que determinados activistas, considerados “prepolíticos”, en el argot coloquial “frikis”, hayan anunciado su ingreso.

Los independentistas Raül Romeva, Josep Rull y Jordi Turull / EFE

Fusión

El mismo Bonvehí ha manifestado públicamente que si la Crida acaba siendo un partido, el PDeCAT no se integrará. Sólo participará si se considera un movimiento, con el que podría fusionarse para ensanchar el espacio político.

No es ese, sin embargo, el interés de Puigdemont, que reclama un instrumento propio, de carácter populista, con procedencias diversas, que quiere que lidere Jordi Sànchez. Con ello, Puigdemont desea convertir la Crida en la pata política y electoral de la ANC, la entidad soberanista más determinada en estos momentos a “hacer efectiva la República”, y que preside Elisenda Paluzie.

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie / EFE

Consulta tras las municipales

Los políticos presos son contundentes en su carta: “Os alentamos a implicaros y participar desde su inicio en La Crida. Nosotros ya formamos parte con el mismo compromiso con el que estamos adheridos al PDeCAT. Una cosa lleva a la otra”, insisten en la carta.

En el PDeCAT, una parte de la dirección apoya esa iniciativa. Se trata de Míriam Noguera, vicepresidenta del partido, por designación de Puigdemont, y diputada en el Congreso, que cuenta también con el apoyo, entre otros, de la diputada Lourdes Ciuró.

El compromiso, frágil todavía, es que las dos organizaciones no se hagan la vida imposible hasta las elecciones municipales. Y que, después, se someta a consulta la decisión final.

Destacadas en Política