Menú Buscar
Los GRS de la Guardia Civil protegen el Puerto de Barcelona durante protestas independentistas / EFE

Policía y Guardia Civil en Cataluña, en alerta ante la posible inhabilitación de Torra

Los agentes están preparados para desplegarse en infraestructuras como aeropuerto y puerto: el dispositivo es reducido y menos visible porque se prevé una respuesta 'indepe' menor

5 min

La Policía Nacional y la Guardia Civil están en alerta en Cataluña ante las reacciones que pudiera haber en las calles tras la inhabilitación del presidente autonómico, Quim Torra.

El CNP y el instituto armado, incluyendo los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS), la élite del cuerpo, están preparados para desplegarse en infraestructuras críticas como el puerto de Barcelona y el aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat si fuera necesario. No obstante, a diferencia de otras ocasiones, el operativo es menor, ya que las necesidades operativas se cree que serán también más reducidas.

 

Quim Torra en el Tribunal Supremo (17/09/2020) / EP

Refuerzo desde la Diada

Han informado de ello fuentes policiales, que han recordado que numerosos efectivos se encuentran en Cataluña en comisión de servicio. Acudieron unos 200 agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) antes la Diada del 11 de septiembre. Este contingente se sumó a los integrantes de ambos cuerpos de seguridad que están destinados en la comunidad.

Los funcionarios basculan entre la Comandancia de la Guardia Civil de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) --la Guardia Civil-- y la protección de edificios públicos. Están en alerta ante un posible fallo del Tribunal Supremo que rechace el recurso de la defensa del president en el alto tribunal y confirme la condena a inhabilitación del político independentista que decretó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) en diciembre de 2019.

"Preparados"

Por si el fallo del Supremo fuera confirmatorio, Torra fuera suspendido y ello derivara en algaradas en las calles, tanto Policía Nacional como Guardia Civil podrían desplegarse en cuestión de minutos si los incidentes desbordaran a los Mossos d'Esquadra, que tienen la competencia de orden público delegada en Cataluña.

Los agentes, que, a diferencia de otras ocasiones, ni están desplegados ni patrullan de forma visual los puntos críticos, sí están listos para actuar si el independentismo radical apunta a las infraestructuras de transporte o edificios oficiales, como ha tratado de hacer en el pasado con la Jefatura Superior de Policía de Barcelona. Un punto caliente sería la LAV Francia-España, que los antisistema han interrumpido en ocasiones anteriores.

200 agentes de la UIP

Los policías, cuenta uno de ellos a este medio, llevan días preparados por si tuvieran que intervenir. Preguntada por la cuestión, la Delegación del Gobierno ha derivado el requerimiento informativo al Ministerio del Interior. La portavocía de prensa del departamento de Fernando Grande-Marlaska ha señalado que no comenta operativos de seguridad.

Sí han aportado información fuentes policiales, que han recordado que en previsión de las movilizaciones convocadas ya, por ejemplo, por los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR), Policía y Guardia Civil están preparados para colaborar con Mossos d'Esquadra en el mantenimiento del orden público.

A la espera de las reacciones

En esta ocasión, Interior confiará en los efectivos que ya están en Cataluña más los compañeros de la UIP que acudieron al territorio en comisión de servicio antes de la Diada. No hay refuerzo de Guardia Civil, que ya opera GRS en la región.

De hecho, desde el ámbito policial se espera una respuesta independentista radical a una eventual sentencia contraria a Quim Torra muy menor a la que se dio tras el fallo condenatorio a los líderes del procés. El coronavirus, el hastío y las pugnas internas del independentismo han laminado su capacidad de movilización, tal y como se vio durante el día autonómico del 11 de septiembre. El refuerzo policial es, pues, preventivo.