Menú Buscar
Íñigo Errejón, secretario político de Podemos, mientras se acreditaba hoy en el Congreso de los Diputados.

Podemos se queda solo en su empeño por tener cuatro grupos en el Congreso 

Ningún partido apoya la propuesta, que supondría cuadruplicar sus retribuciones y sus intervenciones en el pleno y las comisiones

Redacción
3 min

La legislatura que se ha abierto tras el 20D es sumamente complicada, y no sólo para la formación de Gobierno. La constitución de la Mesa del Congreso y la formación de los grupos parlamentarios se ha convertido en el primer escollo que ha de quedar resuelto antes del día 13.

Podemos intenta por todos los medios disponer de cuatro grupos parlamentarios: uno capitaneado por Pablo Iglesias y los otros para En Comú Podem (Cataluña), En Marea (Galicia) y Podemos-És el Moment (Valencia). Su argumento es que con ese escenario se dibuja mejor la diversidad del país, algo que no convence al resto de los partidos.

PP y C's, en contra

PP y Ciudadanos han manifestado su oposición abiertamente. Y el PSOE ha preferido ser más comedido, no en vano el partido morado ha incluido este capítulo en una negociación con los socialistas de cara a un hipotético Gobierno de izquierdas si Mariano Rajoy no logra la investidura. Íñigo Errejón ha manifestado esta misma tarde que es una condición de primera magnitud para entablar negociaciones con el resto de los partidos.

Uno de los requisitos que establece el reglamento del Congreso, además de las que se refieren al número de diputados y a los porcentajes de votos obtenidos, es que para crear grupo propio se debe haber concurrido a las elecciones frente al resto de las candidaturas. Algo que en este caso no se cumple.

Distintas interpretaciones

Ese precepto puede ser interpretado con diversos matices, lo que deja el veredicto final en la interpretación que haga la Mesa de Congreso, cuya composición también está sometida a arduas negociaciones. De hecho, Democracia i Llibertat y ERC podrán formar grupo parlamentario con toda seguridad, pese a que no consiguieron el 15% de los votos en la provincia de Barcelona.

Cada grupo parlamentario recibe una subvención mensual superior a 28.000 euros y, además, tiene derecho a disfrutar de un turno propio para intervenir en los debates. Eso multiplicaría por cuatro tanto los ingresos de Podemos como su protagonismo en los plenos y las comisiones.

El precedente socialista

En dos ocasiones un mismo partido, el socialista, ha tenido dos grupos parlamentarios. Ocurrió en las dos primeras legislaturas, la constituyente (1977-1979) y en la de 1979-1982. El PSOE y el PSC estaban tramitando su integración en aquella época. De hecho, se produjo en 1978. Aunque eran partidos diferentes, en Cataluña concurrían en una sola lista.

La constitución de la Mesa el Congreso incluye el nombramiento de su presidente, otra de las polémicas abiertas. El PP quiere conservar el puesto, pero no tiene escaños suficientes para imponerse. Mientras, el PSOE quiere ocuparla, pero también necesita el concurso de otros grupos.