Menú Buscar
Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos, en la rueda de prensa tras la reunión de la ejecutiva de este lunes.

Podemos, noqueado: "Nadie sabe por qué el resultado no ha sido el esperado"

La formación morada evita hacer autocrítica tras la decepción del 26J y reitera que no apoyará un acuerdo de PSOE y Ciudadanos

Redacción
3 min

Los resultados de Unidos Podemos en las elecciones generales de este domingo han supuesto un jarro de agua fría para la formación morada que la ha dejado en estado de shock. La reunión de la ejecutiva celebrada este lunes para analizar por qué han quedado lejos de las expectativas creadas no ha llegado a ninguna conclusión clara y se ha limitado a encargar un estudio detallado que dé respuestas a esa pregunta.

"Tras un resultado electoral surgen muchas opiniones no basadas en datos, debemos esperar hasta un análisis más profundo. Queremos hacer una reflexión profunda basada en datos", ha señalado el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, en una rueda de prensa posterior a la ejecutiva.

Un millón de votos perdidos

Las encuestas apuntaban un sorpasso de Podemos al PSOE, pero finalmente han perdido más de un millón de votos respecto al 20D y han repetido el mismo número de escaños.

"En este momento nadie sabe por qué el resultado no ha sido el esperado", ha señalado Echenique, que ha evitado hacer autocrítica, más allá de considerar que su partido no ha acertado en la forma de comunicar en los últimos meses.

El dirigente morado ha admitido que, en esta ocasión, confiaban en lo que auguraban las encuestas porque todas coincidían, porque sus actos eran mucho más multitudinarios que los del resto de los partidos y porque tenían "confianza en el sentido común del pueblo español".

"Campaña del miedo"

También ha señalado que la "campaña del miedo" contra su partido, el Brexit, o unas encuestas infladas para movilizar al voto conservador pueden haber incluido en sus resultados, pero no sabe cuánto. "Vamos a hacer análisis demoscópicos para ver qué ha pasado", ha añadido.

En todo caso, sí que ha aprovechado para cargar contra el PSOE, al apuntar que los "ataques" de los socialistas a Podemos "pueden haber engordado a la derecha". "Hemos intentado no contestar, poner la otra mejilla y tender la mano, intentando bajar el tono, por lo que no se nos puede acusar de ser responsables de favorecer al PP", ha insistido.

Aunque se ha mostrado abierto a negociar un gobierno formado por el "bloque progresista", ha asegurado que no apoyarán un acuerdo del PSOE y Ciudadanos, y se ha mostrado resignado a que el próximo gobierno siga estando encabezado por el PP.