Menú Buscar
De izquierda a derecha, Mariano Rajoy (PP), Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (C') y Pablo Iglesias (Podemos).

Podemos, el partido más 'laxo' con la piratería

La formación de Pablo Iglesias llama a "superar" el modelo "represivo", mientras C's se centra en perseguir las descargas. PSOE y PP apenas se mojan

Carles Bellsolà
4 min

El sector editorial ha recordado este martes las últimas cifras sobre piratería en Internet, con 334 millones de descargas ilegales de libros en España en 2014, y con un porcentaje de lectores de libros digitales que desentona –por exceso– con las marginales ventas legales. Una situación ante la cual los principales partidos proponen diversas soluciones. En absoluto iguales. Y con Podemos diferenciándose del resto en su énfasis en evitar la "represión de las descargas". Antes incluso que en perseguirlas.

El programa electoral de Podemos para el 20D, en su apartado de propuestas en cultura, llama a "superar un modelo ineficaz, basado en la represión de la descarga de contenidos sin ánimo de lucro", y a buscar un "equilibrio" entre el "libre acceso de la ciudadanía a la cultura" y el "sostenimiento de los autores" y la industria cultural.

"Alternativas de remuneración"

Su programa promete garantizar la "protección a los creadores", pero con un redactado que no llama directamente a combatir la piratería. Podemos apuesta más bien por buscar "alternativas de remuneración o compensación" para los autores por "los nuevos usos que se hacen de sus obras en internet". El partido no detalla en qué podrían consistir estas compensaciones. Sí explica que impulsará modelos de negocio con "alternativas legales y atractivas".

Se sobreentiende que se trata de alternativas a la descargas ilegales, aunque, de hecho, no Podemos no usa en ningún momento este término. Tampoco usa el de piratería.

C's, por la mano dura

En el extremo opuesto a la formación morada está Ciudadanos. El partido de Albert Rivera se alarma en su programa de la situación de la "piratería" –es el único de los grandes partidos que usa el término– en España, que califica de "expolio a los creadores" y de "fraude a la hacienda pública". Y propone una serie de medidas, la mayor parte de ellas, coercitivas.

Así, Ciudadanos promete agilizar los procedimientos para detectar las "violaciones de la propiedad intelectual", facilitar la suspensión de "plataformas digitales" con un "modelo de negocio" basado en la piratería, o instaurar un sistema "más rápido y efectivo" para instar a las empresas tecnológicas a colaborar contra las descargas ilegales. C's también propone que la "eliminación de contenidos ilegales" no dependa de las denuncias "del perjudicado", lo que sugiere algún tipo de actuación de oficio.

El partido naranja, no obstante, también contempla ampliar el concepto de "copia privada", así como "establecer una compensación adecuada" a los titulares de los derechos por estas copias.

PSOE y PP esquivan la cuestión

Mucho menos se mojan los dos partidos mayoritarios tradicionales. El PSOE aboga por "hacer efectiva la
necesaria protección de la propiedad intelectual y de los derechos del creador" con el "mayor acceso posible al patrimonio cultural". A la vez, los socialistas deslizan un ataque sutil a las entidades de gestión de derechos de autor –en referencia velada a la SGAE–, a las que prometen exigir "transparencia y gobernanza democrática". También proponen adecuar "estrictamente" la compensación por copia privada a las normas europeas.

Aun más parco es el PP, que apenas promete "compatibilizar un consumo ágil y seguro de los contenidos" en internet con "la necesaria protección de los derechos de los creadores", así como "fomentar la cultura del respeto a los derechos de propiedad intelectual".