Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Usuarios utilizando sus teléfonos móviles / EP

Plataforma per la Llengua la toma ahora con iPhone y Android

La entidad ultranacionalista dice que 1,3 millones de catalanes se plantearían cambiar de sistema operativo para tener el asistente de voz del móvil en catalán

3 min

Plataforma per la Llengua pone ahora sus miras en el idioma de los sistemas operativos de los teléfonos móviles. La entidad secesionista subvencionada por la Generalitat y otras administraciones públicas ha encargado una encuesta a GESOP para conocer los usos lingüísticos de la ciudadanía de Cataluña respecto a estos dispositivos. Y de sus resultados deduce que 1.350.000 catalanes se plantearían cambiar de sistema para tener el asistente de voz de sus móviles en catalán.

Según la encuesta, tres de cada 10 catalanohablantes tienen su móvil en castellano, y un 24% del total de los jóvenes lo tienen en catalán. 

Según los datos de la entidad ultranacionalista desglosados, unos 925.000 usuarios estarían dispuestos a abandonar Android y 275.000 prescindirían del iOS de iPhone. Un 70% de catalanes tiene actualmente un móvil Android y un 20%, un iPhone.

Plataforma per la Llengua sostiene en su comunicado que ninguno de los asistentes de voz existentes agora habla catalán: ni Bixby (Samsung), ni Alexa (Amazon), ni Siri (Apple), ni Google Assistant, "ni ningún otro". Este último, de Android, es el único capaz de entender el catalán, pero no se "expresa" en esa lengua.

Acoso al castellano

Plataforma per la Llengua, célebre por sus campañas de delación lingüística en diversos ámbitos de la sociedad catalana para erradicar el castellano del ámbito público, obtuvo cerca de un millón de euros en subvenciones públicas en 2020, las tres cuartas parte de ellos procedentes de la Generalitat. Entre sus actividades figuran algunas como alentar y recoger quejas contra empresas y negocios que no utilizan el catalán, puntuar su uso (o no) en comercios a través de una aplicación (CatalApp), hasta vigilar si los niños hablan o no en catalán en los patios de las escuelas y fiscalizar el idioma de los profesores universitarios, pasando por sus críticas contra lo que denominan la “castellanización” de una televisión pública monolingüe como TV3, por citar varios ejemplos.