Menú Buscar
Gerardo Pisarello, número dos de Ada Colau en Barcelona, en una comparecencia pública la pasada semana / EFE

Pisarello justifica el asalto de Arran a un bus turístico por "simbólico"

La oposición pide al primer teniente de alcalde de Barcelona que manifieste su repulsa al ataque de los cachorros de la CUP al turismo

09.07.2018 14:55 h.
5 min

El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, ha rechazado condenar el asalto de Arran contra un autobús turístico perpetrado hoy, lunes 9 de julio, en Barcelona. La oposición ha pedido al número dos de la primera edil, Ada Colau, que manifieste su repulsa al ataque de los llamados cachorros de la CUP contra un bus de ocio en la ciudad.

Pisarello ha tildado el acto vandálico, que ha consistido en interrumpir el recorrido del vehículo, desplegar una pancarta contra el turismo y rodear el autobús con humo procedente de bengalas, de "iniciativa simbólica". Preguntado sobre el nuevo envite de Arran contra la llegada de visitantes a Barcelona, el electo ha señalado que durante incidente "no se han producido daños". También ha emplazado a los grupos con representación municipal a "impulsar un debate sobre el modelo turístico de la ciudad".

"Intolerable"

Las comedidas palabras del primer teniente de alcalde contrastan con la reacción de la oposición, que ha cargado contra este nuevo acto contra el turismo de la organización que dirige Mar Ampurdanès. Jaume Ciurana, portavoz del PDeCAT en el Ayuntamiento de Barcelona, ha tildado la acción de "intolerable". Ciurana ha agregado que estos ataques "no sólo no llevan a ninguna parte, sino que son contraproducentes" y ha pedido a sus autores "reflexionar" sobre lo que hacen.

Por su parte, la presidenta del grupo municipal de Ciudadanos, Carina Mejías, ha recordado que "la CUP sigue atacando activos turísticos y arruinando el turismo de Barcelona. Exigimos a la alcaldesa que condene y denuncie los hechos y no siga mirando hacia otro lado". En un tuit anterior, el partido naranja ha indicado que "apostamos por un modelo turístico de calidad y soluciones para el sector".

ERC: "No tiene justificación"

Por su parte, ERC ha tenido palabras para los turistas y los trabajadores del autobús turístico. El grupo municipal que dirige Alfred Bosch ha recordado que ambos colectivos "no tienen culpa alguna", tras tildar de "injustificable" la acción de la organización juvenil vinculada a la CUP.

Los republicanos han añadido que "buscar un modelo turístico de más calidad es incompatible con la violencia", en referencia a la acción vandálica de Arran.

Collboni: "Respuesta contundente"

Por su parte, el presidente del grupo municipal del PSC, Jaume Collboni, ha exigido al gobierno municipal de Ada Colau (BComú) una respuesta "clara y contundente" al ataque de Arran al bus turístico. El concejal ha pedido al Ejecutivo local que estudie si presenta denuncia y ha criticado a Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde, por ver "simbólico" el acto de vandalismo. "Los mensajes que atenúan o disculpan entre líneas actuaciones violentas de una forma u otra son un grave error", ha valorado Collboni.

El electo ha recordado que él era alcalde accidental de Barcelona cuando Arran atacó otro autobús turístico en verano de 2017 en Barcelona. Desde esa posición, Collboni ordenó que el Ayuntamiento se personara como acusación particular contra la organización juvenil vinculada a la CUP. "La forma de exigir una mejor gestión del turismo no es ocupando ni asaltando buses turísticos", ha remachado.

PP: "Denunciar la 'turismo borroka'"

A su vez, el presidente del grupo popular en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, ha confirmado que "vuelve la turismo borroka a Barcelona de mano de los jóvenes de la CUP, que son la Batasuna catalana". El electo ha reclamado al Ejecutivo local que comanda BComú que "actúe judicialmente a los autores de ataques a autobuses turísticos, para que no haya impunidad de sus actos, ya que esta acciones perjudican la imagen de Barcelona".

En este sentido, Fernández Díaz ha valorado que el gobierno municipal "debe aplicar el acuerdo municipal, aprobado a instancias del grupo popular, para defender desde el consistorio los ataques contra el sector turístico por parte de estos grupos radicales". Bajo su punto de vista, "Pisarello debería condenar esta acción y no justificarla como si fuera una gamberrada, un hecho que demuestra la permisividad del gobierno de Colau con la turismofobia en Barcelona".

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información