Menú Buscar
Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde de Barcelona, en una comparecencia anterior / CG

Pisarello admite posibles recortes presupuestarios en Barcelona

La oposición carga contra el concejal responsable de Economía por no aclarar si cuadrará las cuentas de 2018

10.07.2018 19:24 h.
4 min

Gerardo Pisarello admite que el Ayuntamiento de Barcelona podría verse obligado a recortar. La oposición en pleno ha afeado hoy al primer teniente de alcalde y responsable de Economía del gobierno municipal que no aclare si está cuadrando el presupuesto para el año en curso.

En una intervención en la comisión de Economía y Hacienda, el número dos de la alcaldesa Ada Colau (Barcelona en Comú) ha admitido que "se tendrán que ajustar calendarios" si el consistorio no ingresa todo lo que tiene previsto y hay desvío presupuestario. El anuncio de recortes disfrazados sigue a otra admisión anterior, esta vez durante el pleno municipal, en el que Pisarello admitió que BComú deberá "reprogramar" determinadas inversiones si no equilibra las cuentas para el ejercicio en curso.

El PSC lo denunció

El "ajuste de calendarios" verbalizado hoy martes, 10 de junio, por Pisarello sigue a una denuncia del PSC sobre el peligro de que el Ayuntamiento de Barcelona se vea obligado a pasar la tijera si no ingresa lo esperado en concepto de liquidación del impuesto de bienes inmuebles (IBI) y del impuesto de plusvalías. El grupo municipal que comanda Jaume Collboni denunció públicamente ayer que el Ejecutivo local de Colau gastaba un 9% más e ingresaba un 13 menos. El equipo de la exactivista ya preveía recortes por una caída de ingresos que podría rondar los 147 millones de euros.

Los socialistas pidieron la comparecencia del concejal porque alertaron de que el desvío presupuestario, bajo su punto de vista, obligará a recortar. Lo que es más, pusieron cifras al posible hachazo en de los comunes. El gobierno municipal que lidera Colau habría previsto una caída del IBI del 1,95%, cuando ha sido del 30%. Con lo que respecta a la plusvalía, Collboni detalló el lunes que el gobierno de Colau preveía un incremento de recaudación del 33,6%, cuando en realidad caerá un 23%. Con respecto a los vados, el Ayuntamiento de Barcelona dejará de ingresar 16 millones, según los datos del PSC extraídos del portal de transparencia.

Pisarello echa balones fuera

Las cifras han alarmado tanto a la oposición que han concitado un cuasi consenso sobre la opacidad del edil. Pisarello ha respondido hoy que ingresará cuatro millones más en concepto de IBI, en lugar de la caída de 100 millones que vaticinó el PSC. En relación a la plusvalía, ha defendido que la nueva sentencia del Tribunal Supremo "pone la carga de prueba sobre el contribuyente", que deberá demostrar si hubo menoscabo. También ha cargado contra la "infrafinanciación municipal" por parte del Estado y las deudas de la Generalitat de Cataluña en materia de guarderías.

La oposición en pleno ha cargado contra el edil por su opacidad. El PSC, que reclamó su comparecencia, le ha instado a decir si habrá recortes y si éstos serán en "inversiones anunciadas o programas sociales, culturales o educativos", algo que Pisarello no ha contestado. La misma línea argumental ha seguido ERC, así como el PDeCAT, que ha recordado que "con la caja vacía no se puede gastar". El resto de grupos han criticado las escasas explicaciones del gobierno municipal y el echo de que el edil no haya dado cifras para contrarrestar los argumentos de los socialistas.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información