Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Joan Maria Piqué, jefe de comunicación de Miquel Buch / YOUTUBE

El 'dircom' de Buch difunde el bulo de que el primer ministro francés firmó por los políticos presos

Joan Mª Piqué celebra la elección del "norcatalán" Jean Castex atribuyéndole un 'pedigrí' nacionalista por algo que no hizo

3 min

Nueva metedura de pata del director de comunicación de la Consejería de Interior de la Generalitat, Joan María Piqué. Esta vez, a cuenta de la elección de Jean Castex, alcalde de Prada de Conflent, como nuevo primer ministro de Francia. El responsable de prensa de Miquel Buch ha celebrado con entusiasmo su designación por considerarlo un "catalán del norte" y atribuirle un teórico pedigrí nacionalista, cuestión que considera acreditada con algo que, sin embargo, resulta ser falso: su supuesta firma a favor de la puesta en libertad de los políticos presos del procés.

"El primer ministro de Francia será un norcatalán (sic) que sabe perfectamente quiénes son Pau Casals y Pompeu Fabra. Y que firmó a favor de la liberación de los presos políticos (sic) catalanes", ha escrito el alto cargo posconvergente en un mensaje de Twitter que, posteriormente, ha borrado.

Tuit eliminado de Joan Maria Piqué y respuesta de Júlia Taurinyà (TWITTER)
Tuit eliminado de Joan Maria Piqué y respuesta de Júlia Taurinyà (TWITTER)

A buen seguro, en la decisión de Piqué de eliminarlo ha tenido mucho que ver el desmentido en toda regla que le ha hecho una de sus correligionarias independentistas, la expresidenta del Consell per la República de Carles Puigdemont en lo que denominan la "Catalunya Nord", Júlia Taurinyà. "Castex no firmó el manifiesto. Evitemos hacer correr rumores", le ha rebatido la periodista a su colega. Una observación a la que ha añadido otras como que "no quiso firmar porque ya tenía responsabilidades, y sobre todo mucha ambición, en París".

Defensa de la lucha armada

Piqué ha protaganizado numerosas polémicas en los últimos meses a causa de su nacionalismo exacerbado. Incluso en la fase más dura de la pandemia de coronavirus, armó un enorme revuelo publicando un tuit en el que sugería la lucha armada para conseguir la independencia --exabrupto que su superior, Miquel Buch, no desautorizó, amparándose en su "libertad de expresión--. También por esas fechas, el responsable de comunicación de la Consejería de Interior de la Generalitat atacó a un medio de comunicación español por exponer en un artículo el sesgo independentista de TV3, y criticó al arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, por expresarse en castellano en sus redes sociales.

Destacadas en Política