Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pilar Rahola

Pilar Rahola, sobre el color amarillo: "Es vulgar, feo y ensucia todo el entorno"

La tertuliana estrella de TV3 argumenta que es "difícil disfrutar de los edificios modernistas" de Barcelona con tanta pintura por los alrededores

2 min

Pilar Rahola, tertuliana estrella de TV3, detesta el color amarillo. Pero solo cuando no significa lo que ella pretende. De hecho, en su última columna en La Vanguardia considera que es feo y vulgar, y que "ensucia todo el entorno".

Escribe Rahola después de tropezar con una de las protecciones de un carril bici en Barcelona y lastimarse el húmero, por lo que su columna, Colausimo, rezuma resentimiento y es una clara crítica a la gestión del consistorio como consecuencia de su accidente. Así, afirma que la ciudad está "llena de trastos en el suelo, carriles bici improvisados, cambios de planificación y pinturas amarillas deslizantes".

Amarillo en las calles de Barcelona

Rahola forma parte del grupo de independentistas que afirman que los responsables del procés condenados son "presos políticos", por lo que siempre luce algún complemento amarillo (lazo, pendientes, flor), el color que han elegido para su causa. Y no se esconde: "Les aseguro que aquí servidora tiene un amor público por el amarillo".

Sin embargo, y a pesar de que los independentistas han llenado durante meses las calles de Cataluña de color amarillo en forma de lazos, cruces y pintura, Rahola no está de acuerdo con que el Ayuntamiento de Barcelona utilice esa tonalidad para marcar "carriles de paseo" en el Eixample: "¿Puedo decir que esa pintura amarillo chillón [...] es muy fea y grosera?".

Barcelona parece Las Vegas

Prosigue la polifacética tertuliana: "¿Es necesario utilizarlo [el amarillo] en el suelo, en su versión más estridente, convirtiendo la ciudad en una especie de Las Vegas, sin ningún tipo de estilo, ni elegancia? Es una pintura horriblemente fea y vulgar, que marca con tanto estallido las calles donde se ha pintado, que ensucia el entorno. Es difícil disfrutar de los edificios modernistas de los laterales con el amarillo clavado en la retina, y obligados a mirar al suelo, porque la cosa resbala".

Destacadas en Política