Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La presidenta del Parlament, Laura Borràs, junto a la vicepresidenta segunda, Assumpta Escarp, durante la reunión de la Junta de Portavoces sobre el caso Juvillà / EFE - Marta Pérez

El personal del Parlament estudia acciones legales por el 'caso Juvillà' y las licencias por edad

Denuncian que se ha cuestionado su profesionalidad en la inhabilitación del diputado de la CUP

3 min

El personal del Parlament está estudiando iniciar acciones legales contra la Cámara catalana por la decisión de la Comissió d'Afers Institucionals (CAI) de revocar las denominadas licencias por edad --retiros remunerados desde los 60 años hasta la jubilación-- y también por el "ataque" que, a su juicio, han recibido en el caso de la retirada del escaño del exdiputado de la CUP Pau Juvillà.

En un comunicado este viernes del Col·lectiu Ronda, bufete al que se han dirigido para estudiar emprender estas acciones legales, los trabajadores han criticado que con la decisión de suprimir las licencias por edad se "transforma en papel mojado el principio de negociación colectiva y el derecho de libertad sindical".

"El problema no es la supresión"

Han asegurado que durante meses estuvieron negociando para modificar las condiciones de acceso y la duración de estas licencias hasta alcanzar el acuerdo publicado a finales de diciembre en el Butlletí Oficial del Parlament de Catalunya (BOPC), y sostienen que no habrían "tenido ningún problema de volver a sentarse para hablar de todo lo que conviniese, incluyendo la supresión de las licencias".

"El problema no es y no ha sido nunca la supresión de la licencia, pero es intolerable que la misma Mesa del Parlament, que aún no hace dos meses aprobaba esta modificación, ahora actúe de forma unilateral para eliminar las licencias, ignorando la obligación de negociación y consulta", han añadido.

'Caso Juvillà'

Asimismo, han reprochado que durante el caso de la retirada del acta de Juvillà se les profirió un nuevo "ataque, poniendo en cuestión la imparcialidad y profesionalidad" del personal del Parlament, y han insistido en que trabajan para preservar el prestigio de la Cámara, no para obstaculizar su funcionamiento, en sus palabras.

"Todas las afirmaciones que se han hecho estos días contra los funcionarios del Parlament forman parte de una batalla política que no tiene nada que ver con nosotros y que no se ajustan a la verdad", han zanjado.