Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Desinfección del recinto de Glòries, uno de los centros comerciales preparados para la reapertura en Barcelona

Los pequeños comerciantes estallan contra el Govern por la gestión del coronavirus

El nuevo aplazamiento de la reunión del Procicat para abordar la posible reapertura de tiendas en centros comerciales indigna a los afectados, que denuncian incongruencia y falta de transparencia

4 min

Las 17 asociaciones empresariales que firmaron el manifiesto para pedir la reapertura de las tiendas de los centros comerciales de Cataluña --cerradas desde hace más de un mes por las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus-- han dicho basta a la Generalitat.

La decisión del servicio de Protección Civil catalán (Procicat) de posponer, una vez más, su reunión de este viernes para estudiar la posible reapertura de estos establecimientos ha causado una profunda indignación entre los afectados, según denuncia un portavoz de dichas asociaciones.

Situación "desesperada"

Los comerciantes recuerdan que el cierre de sus tiendas afecta a 25.000 familias que viven de ellas, y que su situación en este momento es "desesperada".

Por ello, piden a la Generalitat que aborde su caso lo antes posible y denuncian su falta de transparencia, así como el hecho de que en la reunión del Procicat prevista, y todavía no realizada, no se haya convocado a representantes de las empresas ni de sus trabajadores. Los empresarios de los centros comerciales no se explican, por ejemplo, por qué el Govern sí permite abrir, en cambio, grandes almacenes, pero a ellos no.

18 semanas con las persianas bajadas

Con el aplazamiento de hoy, el Procicat --dependiente de la Consejería de Interior-- ha suspendido su reunión por segundo día consecutivo. Su cita del jueves se postergó a este viernes debido al trágico incendio ocurrido en una nave okupada de Badalona. Y esta tarde, cuando en principio debía abordarse la posible apertura de estos centros, tampoco se ha hecho.

Entre las 17 asociaciones firmantes se encuentran algunas como Comertia, Barcelona Oberta, Foment Comerç y PimecComerç. Estas dos últimas patronales reclamaron ya a la Generalitat la semana pasada que permitiera la reapertura desde el lunes 7 de diciembre. Los establecimientos situados en los centros comerciales acumulan ya este año 18 semanas de persianas bajadas a causa de la pandemia. El último cierre dura desde el pasado 30 de octubre.

"Agravio comparativo"

Las patronales también consideran que esta situación supone "un agravio comparativo" ante la realidad de que una parte del comercio puede mantener su actividad, aunque sea con restricciones y límites de aforo para evitar contagios, y otra no, sólo por dónde está ubicado: en su caso, en los centros comerciales.

"Este hecho se agrava aún más cuando se constata que el mismo Govern reconoce que no hay capacidad económica para proporcionar ayudas a los afectados", lamentaron.

El malestar de los afectados se hizo patente el pasado miércoles, cuando un centenar de comerciantes se manifestaron en la plaza Sant Jaume de Barcelona para protestar por su situación. Los comerciantes entienden que el cierre en sus centros no sólo les perjudica económicamente, sino que contribuye, además, a que se produzcan aglomeraciones en otras tiendas que sí pueden abrir, tal y como pudo verse durante el Puente de la Constitución, que dejó imágenes de los ejes comerciales de las ciudades llenos de personas haciendo largas colas para hacer sus compras navideñas