El peligro de recuperar el Estatut en el ámbito judicial

Los juristas explican que desconcentrar el gobierno de los jueces es viable porque no requiere una reforma constitucional, pero creen prioritario garantizar un sistema despolitizado

Los juristas ven viable desconcentrar el poder judicial, tal como preveía el Estatut, porque no requiere de reforma constitucional / EFE
13.06.2018 00:00 h.
4 min

Los contactos entre el Gobierno de Pedro Sánchez y la Generalitat para desencallar el conflicto catalán acaban de empezar, pero una de las vías sugeridas por los socialistas es recuperar el Estatut aprobado en el Parlament y que fue laminado por el Tribunal Constitucional (TC). Algunas de las competencias catalanas contempladas en el texto estatutario fueron revocadas porque no estaban contempladas en la Constitución. No así los aspectos relacionados con la justicia, que según el alto tribunal solo hubiera exigido una reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ).

Dicho de otra manera, otorgar más competencias judiciales a Cataluña sería una medida más asequible que una reforma constitucional. Sin embargo, juristas consultados por Crónica Global advierten de los peligros de abrir el melón judicial.

Centrifugar problemas

El catedrático de Derecho Constitucional de la Universitat de Barcelona (UB) Xavier Arbós recomienda calma, pues "existe la creencia de que la resolución del conflicto catalán pasa por otorgar más competencias a Cataluña". "Y, ciertamente, desconcentrar, que no descentralizar, el poder judicial, como contemplaba el Estatut, solo exigiría de una reforma de la LOPJ", añade. "Pero yo entiendo que no es el momento oportuno". Lo dice porque considera prioritario abordar la despolitización de los máximos órganos judiciales, tal como se viene criticando. “Si ahora se creara un Consejo de Justicia de Cataluña, solo lograríamos centrifugar esos problemas políticos”, explica.

“Se trata de un órgano desconcentrado del CGPJ, no se pretendía lograr una independencia judicial. Lo sé porque me consta que los autores del texto fueron muy cuidadosos en este aspecto”, precisa. Recuerda, en este sentido, que el Estatuto de Andalucía también contempla un órgano similar “pero nadie lo recurrió”. Algo que denuncia como una doble vara de medir del PP. Pese a ello, Arbós no ve estrictamente necesaria esa desconcentración. “Yo me considero federalista. Alemania es un Estado federal y no tiene ese tipo de órganos territoriales. Por tanto, no son imprescindibles”.

Concursos de jueces y magistrados

Más duro se muestra Pere Lluís Huguet, expresidente del Consejo de la Abogacía catalana y promotor de la plataforma de juristas Llibertats, quien advierte de las consecuencias de un acuerdo entre el Gobierno y la Generalitat que recupere las competencias del Estatut anuladas por el TC. Coincide en que es en la LOPJ, y no en el Estatut, donde según el TC se debía contemplar esa desconcentración del poder judicial.

“Controlar la justicia es una de las máximas ambiciones de los independentistas, lo demuestra la ley de transitoriedad jurídica hacia la república catalana”. En efecto, este texto contempla un absoluto intervencionismo de la hipotética república catalana en el poder judicial, concretamente en lo que respecta al nombramiento del “fiscal general de Cataluña” y del presidente del ‘Tribunal Supremo de Cataluña’.

Según Huguet, lo que pretenden los separatistas es convocar concursos a plazas de jueces y magistrados desde ese Consejo de Justicia catalán. El jurista considera que otorgar más competencias a Cataluña "ya no es la solución". Tampoco considera urgente una reforma constitucional y, al igual que Arbós, pide calma. “Es necesario sentarse a hablar y que los independentistas acepten un diálogo dentro de la legalidad”, dice.

¿Quiere hacer un comentario?