Menú Buscar
Pedro Sánchez en su comparecencia ante los medios tras reunirse con Mariano Rajoy en el Congreso.

Pedro Sánchez se enroca en su "no" a Rajoy

El líder socialista invita al líder del PP que busque apoyos "en su aliados naturales" e insinúa una abstención si el líder conservador logra los 176 votos

María Jesús Cañizares
2 min

Pedro Sánchez ha expresado personalmente al ganador de las elecciones generales del 26 de junio, Mariano Rajoy, que no contará con el apoyo del PSOE si se somete a la sesión de investidura. "El PSOE interpreta que la investidura y la gobernabilidad van de la mano, por lo que es el PP el que tiene la obligación de buscar una mayoría parlamentaria estable. A día de hoy, no cuenta con ningún apoyo. El PSOE se reafirma en su "no" a la investidura", ha dicho Sánchez.

El líder del PSOE se ha reunido durante dos horas con Rajoy en el Congreso, clausurando la ronda de contactos que el líder del PP ha mantenido para explorar qué apoyos tiene. Sánchez se ha referido a "tiempos complejos", por lo que ha instado a los ciudadanos a tener confianza en el sistema democrático.

Dos recorridos

Los socialistas no participarán en el recorrido que va de los 137 diputados del PP hasta los 176 que necesita para gobernar, ha dicho Sánchez, quien ha añadido que a partir de esa cifra el PSOE contribuirá a la gobernabilidad. Una afirmación que no descarta una abstención, pero para cuando el PP ya no lo necesite para superar la investidura. Respecto a esa necesidad de estabilidad parlamentarias, ha recordado que para aprobar unos presupuestos generales del Estado, ha dicho a modo de ejemplo, se necesaria una mayoría. No obstante, no ha querido desvelar si, en el caso de que fracase la investidura del dirigente popular, presentará una candidatura alternativa a la presidencia del Gobierno. “Ahora es el tiempo de Rajoy”, ha reiterado, tras defender la autonomía del proyecto socialista frente a quienes acusan al PSOE de estar volcando a España a unas terceras elecciones.

También han hablado de Cataluña para afear a Rajoy que dé la espalda mientras la situación se deteriora, por lo que ha instado al dirigente popular a abrir el proceso de reforma constitucional.