Menú Buscar
pedro-sanchez-presidentes

Pedro Sánchez se reúne con los presidentes de las grandes empresas españolas

El jefe del Ejecutivo explica sus planes inmediatos a los representantes del Ibex 35 en encuentros personales que completará tras las vacaciones de verano

3 min

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, se ha reunido en las últimas semanas con varios presidentes de las principales compañías del Ibex-35 para analizar la situación económica actual y los principales retos.

El político socialista ha mantenido diversos encuentros con los primeros ejecutivos de las principales compañías españolas para abordar la situación, en el marco de su agenda habitual en la que se programan encuentros con representantes de todos los sectores.

De todos los sectores

Los interlocutores de Sánchez han sido la presidenta de Banco Santander, Ana Botín; el de Telefónica, José María Álvarez-Pallete; el de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán; ACS, Florentino Pérez; Fundación La Caixa y CriteriaCaixa, Isidro Fainé; o Endesa, Borja Prado, entre otros.

Tras las vacaciones, Sánchez seguirá con el programa de reuniones con los principales líderes empresariales del Ibex para tratar sobre la evolución macroeconómica del país y los principales retos del futuro.

Nuevos impuestos

Uno de los temas de esos encuentros son los planes del Gobierno para mejorar los ingresos tributarios implantando nuevas figuras impositivas, entre las que se encuentra la creación de un impuesto a la banca y un nuevo tributo a los servicios digitales de las grandes compañías tecnológicas (como Facebook, Google, Apple, Amazon o Microsoft).

El Ejecutivo también ha adelantado que prevé modificar el Impuesto sobre Sociedades, con la intención de implantar un tipo mínimo efectivo, que podría ser del 15%, a partir del cual las empresas no puedan aplicarse deducciones, si bien la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aclaró que no afectará ni pymes ni a autónomos.

Oposición empresarial

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) calificó de "error" subir los impuestos a las empresas porque ello "lastraría" la competitividad, recortaría la inversión nacional y extranjera, reduciría a medio plazo la tributación y podría perjudicar la creación de empleo.

El impuesto a la banca para sufragar las pensiones ha encontrado también el rechazo frontal del sector financiero. La Asociación Española de Banca (AEB) y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) advirtieron de que un aumento de la carga tributaria del sector financiero no es la solución "adecuada" para el sostenimiento del sistema de pensiones, ya que es "injusto" y conllevaría efectos "colaterales perjudiciales" para la economía en general.

También lo han criticado los primeros espadas de las entidades bancarias en la presentación de los resultados del primer semestre.