Menú Buscar
El candidato a la investidura, Pedro Sánchez, junto a la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, en el Congreso / EUROPA PRESS

Pedro Sánchez pierde la votación; la investidura, vista para sentencia el martes

La segunda jornada en el Congreso ha estado marcada por la bronca en el hemiciclo que se ha iniciado en la primera intervención, la de EH Bildu, y se ha mantenido hasta el final

8 min

Pedro Sánchez ha perdido la primera votación de investidura. Tal y como estaba previsto --no se ha dado el tamayazo reclamado por Inés Arrimadas el día anterior-- y sus 166 votos a favor (ha faltado una diputada de Podemos) no han sido suficientes para alcanzar la mayoría absoluta necesaria para la primera validación de la Cámara. El Gobierno de coalición PSOE-Podemos está visto para sentencia hasta el próximo martes, después de la festividad de Reyes y de la celebración de una Pascua Militar que se prevé tan bronca como las dos últimas jornadas en el Congreso de los Diputados, especialmente la del domingo.

Resultados de la primera votación
166 PSOE, Podemos, PNV, Más País, Teruel Existe, BNG, Compromís, Nueva Canarias
No 165 PP, Vox, Cs, JxCat, N+, CUP, PRC, CC
Abstención 18 ERC, EH Bildu
Votos que faltan 1 Diputada de Unidas Podemos enferma

Cataluña no ha sido la cuestión central del segundo día de debate. Los bloques izquierda-derecha que se perfilan con el resultado de la votación han sido más nítidos que nunca. Los nacionalistas tienen la llave de la investidura y sus reivindicaciones se han hecho notar por el orden de intervenciones de la agenda, pero ha sido el choque de ideologías más tradicional el que ha asumido el protagonismo de la jornada con permiso de Adolfo Suárez Illana, que ha brindado la imagen del primer tramo de la investidura a primera hora de la mañana.

La intervención de EH Bildu, la más bronca

El secretario cuarto del Congreso, Adolfo Suárez Illana (PP), le da la espalda a la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua / EUROPA PRESS
El secretario cuarto del Congreso, Adolfo Suárez Illana (PP), le da la espalda a la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua / EUROPA PRESS

El secretario cuarto de la mesa ha dado la espalda a la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, desde el inicio de su intervención a las 9 de la mañana. Su discurso ha sido el más contestado desde la bancada del PP, Vox y Ciudadanos. De hecho, el líder del partido de ultraderecha, Santiago Abascal, ha abandonado el hemiciclo y se ha mantenido fuera de la sala hasta el momento de la votación. Después de la votación ha acusado a los socialistas de "fraude electoral" por negociar el "salvoconducto de ETA" y "arrastrarse ante el independentismo catalán".

Gritos contra Bildu

Los que se han quedado en las bancadas han proferido gritos de “terroristas” y “asesinos” a los abertzales y han lanzado vivas a España y al Rey al finalizar sus intervenciones. El detonante ha sido la afirmación de Aizpurua de que el Estado tiene una “cultura muy arraigada de aplicar soluciones autoritarias” y ha situado el discurso de Felipe VI del 3 de octubre de 2017, antes de la declaración simbólica de la independencia catalana, como “una de sus expresiones más evidentes”.

Pablo Casado (PP) y Edmundo Bal (Ciudadanos) han tomado la palabra para exigir a la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, que llamase al orden --lo había hecho, pero para frenar el griterío-- y borrase estas expresiones del diario de sesión, hecho que ha sido rechazado por la socialista. Ha aludido para ello a la “libertad de expresión” y ha recordado que un escaño de la derecha tiene el mismo valor que el de los independentistas vascos.

Discurso social de la CUP

Se esperaba que la CUP también fuera muy contestada por el tono de su primera intervención en Madrid. Pero Mireia Vehí optó por una intervención muy social. La reivindicación de que son un partido antisistema superó a las demandas independentistas. Incluso usó una cita de Federico García Lorca como colofón. Sólo fue censurada por la bancada de la derecha cuando reiteró que el Rey hizo un “discurso autoritario” hace dos años.

¿Se tuvo en cuenta el voto negativo a Sánchez anunciado? La lectura que se hizo desde la bancada socialista fue que esto sí pesó en la tranquilidad en que la CUP intervino en el debate en contraste con el de su predecesor, que se abstendrá y facilitará la investidura, aunque ambos sean independentistas.

Lastra baja al barro

La portavoz del PSOE, Adriana Lastra, ha bajado al barro desde el primer momento en que ha tomado la palabra. Ha acusado a PP, Vox y Ciudadanos de “amenazar de forma implícita y explícita con un golpe de Estado” al Ejecutivo en ciernes cuya conformación han “intentado evitar por todos los medios”. ¿Una alusión velada a la resolución de la Junta Electoral Central de inhabilitar a Quim Torra con el objetivo de forzar a ERC a votar en contra? Esta tesis, defendida por Podemos y los independentistas de forma clara, ha sido ratificada de este modo por los socialistas.

Lastra ha lamentado que los diputados de su partido han recibido “presiones” de una derecha “extrema, desmesurada y radicalizada”. “Sólo les vale la democracia cuando ganan y están dispuestos a todo cuando pierden”, ha espetado, “el daño que hacen a las instituciones es difícil de mesurar”.

El cartel que Inés Arrimadas ha enseñado en el Congreso sobre el CV de Adriana Lastra / EUROPA PRESS
El cartel que Inés Arrimadas ha enseñado en el Congreso sobre el CV de Adriana Lastra / EUROPA PRESS

El alboroto generado ha propiciado que Arrimadas sacase uno de los ya famosos carteles de Ciudadanos, en esta ocasión en alusión al inexistente currículum de la portavoz socialista más allá de la política. Lastra le ha espetado que acciones como la de este domingo “le han llevado a la irrelevancia”. Más campo para regañina entre partidos.

“Coalición del apocalipsis” vs “Gobierno del terror”

En cuanto a Pedro Sánchez, ha contestado a las críticas de que se auspiciaba un “Gobierno del terror”, en palabras de Pablo Casado, con la “coalición del apocalipsis”. Ha reivindicado que el PSOE ha ganado cinco elecciones y que “hay esperanza” con el Ejecutivo que sale de las urnas.

Con los resultados de este domingo, tiene el camino allanado hasta el martes. Ciudadanos y los partidos más críticos con este Ejecutivo disponen de 48 horas para conseguir el cambio de sentido de un solo voto que truncará su aprobación.