Menú Buscar
Pedro Sánchez durante su intervención ante la Asamblea General de la ONU / EFE

Pedro Sánchez ante la ONU: "No es tiempo de mensajes nacionalistas"

El presidente español defiende el multilateralismo y el diálogo, frente a los discursos encendidos de los extremistas

28.09.2018 09:31 h.
3 min

Pedro Sánchez ha afirmado esta madrugada ante la Asamblea General de la ONU que el momento actual, con sus "desafíos globales", "no requiere de mensajes nacionalistas ni de mensajes excluyentes", sino de "forjar un nuevo liderazgo cooperativo desde la voluntad, no solo de escuchar al otro, sino de entender el por qué de sus razones".

Si en 2017, en vísperas del referéndum independentista del 1-O, el entonces ministro del PP Alfonso Dastis puso el foco de su discurso en defender las reglas del juego democrático, Sánchez convirtió su primera intervención ante la Asamblea en una defensa del multilateralismo, del "valor del acuerdo y del diálogo" y también de una "agenda del cambio" ante los desafíos.

Colaboración frente al temor

Eso sí, hizo alusión expresa a la política doméstica, sino más bien a los retos internacionales que, según dijo España encara "desde la esperanza de la acción común frente a quienes infunden temor e incertidumbre".

Sánchez llama a asumir "con un profundo sentido de la empatía que nadie, por sí solo, tiene el monopolio de la razón" y a ser conscientes de que hacen falta liderazgos "capaces de construir consensos y forjar acuerdos, de encontrar soluciones aprovechando sinergias". En su "apuesta renovada" por el multilateralismo, citó a León Felipe, "gran poeta español del exilio": "Lo que importa no es llegar solos y los primeros, sino llegar todos juntos y a tiempo".

La calma de las fronteras

Tras discrepar de quienes apuestan por "el retorno a la falsa calma de las fronteras y la renuncia a la acción colectiva" como "única receta", y avisó: "Ya sabemos a dónde conducen esas ideas".

Sánchez está orgulloso de la sociedad española "que no se ha dejado radicalizar al calor de un discurso xenófobo y basado en la cultura del miedo al diferente", incluso después de haber sufrido "los embates de la crisis económica como pocos estados en Europa". Quizá, dijo, pueda ser por el recuerdo de España como país de emigrantes y de refugiados.

Sánchez intervino al final de la tercera jornada de la Asamblea General, en una sesión presidida por el embajador español ante la ONU, Agustín Santos, que es vicepresidente de la Asamblea, después de la primera ministra de Bangladesh.