Menú Buscar
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE

Pedro Sánchez, nada nuevo en su soledad de partido

Los barones del PSOE dan la espalda al líder del partido en una conferencia en la que hace de 'telonero' del alcalde de Valladolid

4 min

Expectación. Mucha expectación. Se tradujo en decepción. Mucha decepción. Es el sentimiento que ha provocado Pedro Sánchez, secretario general del PSOE y aspirante a presidente del Gobierno de España. Sucedió esta mañana. En el Ritz. En los desayunos de Nueva Economía. Presentó al alcalde de Valladolid, Óscar Puente. La expectación era máxima. Pero no contestó a las preguntas referidas a él y a sus avances en el diálogo con otras fuerzas políticas para formar Gobierno.

"Es el momento de Óscar. Yo no estoy", dijo el secretario socialista en la ronda de preguntas. Él sí estaba. Pero solo. La sala llena, pero con el 'Clan de Valladolid', el municipal. Queda otro, el autonómico. Pero Pedro estaba solo. Ningún 'barón'. Nadie de peso. Ni Felipe González. ¿Dónde estará Felipe, que la última vez sí le acompañó? Se habrá cansado de que Pedro no le haga caso.

Reivindica el cambio

Presentó Pedro Sánchez al alcalde de Valladolid, Óscar Puente, calificando la tarea del personaje como de "entusiasmo" por defender "la bandera de la justicia y la igualdad" en un ayuntamiento tan necesitado de ambas cosas. Gobierna la capital castellana con el pacto con Podemos, pero en minoría.

Lo puso de ejemplo de lo que podía ser el futuro Gobierno de España. Porque refleja el principio del cambio "que ya es una realidad" y que "empezó en las elecciones municipales", destacó Pedro Sánchez. Y esto "con el PP es imposible", matizó. Hoy no era el día del alcalde. Aunque estuvo elegante y entendió que el protagonista era Pedro, y Pedro le dedicó todo su "entusiasmo" y buen hacer por la ciudad de Valladolid.

"No hay negociación con el PP"

"Es lo que quieren los ciudadanos", que ya han recibido el mensaje de "cambio y pacto", como ha hecho el alcalde. Pero a nivel nacional es imposible "con el PP" porque "ha gobernado cuatro años de espaldas a los ciudadanos, sin conocer los problemas" y ahora quiere negociación. "Pues no hay negociación con el PP", destacó una vez más el secretario general del PSOE.

Insinuó la nueva función del Congreso, que debe ser "un club de ciudadanos", no un gobierno con Gómez de la Serna, el diputado del PP por Segovia, que no se va tras el escándalo de las comisiones. "Están el Congreso y el Senado para servir a los ciudadanos", dijo Pedro Sánchez, no "se es diputado en los ratos libres, como dijo Dolores de Cospedal", matizó.

Propone un código ético para el Congreso

Por eso mismo adelantó que va a proponer en su partido un código ético para el Congreso, que incluirá la "renuncia a toda actividad privada". "Transparencia total. Prohibir ejercer de diputado a cualquiera que esté salpicado por la corrupción. Declaración real de bienes. E impedir que vaya en ninguna candidatura a cualquier corrupto en fase de juicio oral", añadió.

Porque hay que renovar la "vida política". Algo es algo. Pero de pactos, nada. Desapareció por la puerta lateral del pasillo sin atreverse a superar el escalón del Ritz. El escalón de la verdad. El escalón donde se enfrenta a preguntas libres y directas de la prensa. No tuvo valor. O fue rápido a otra negociación. Todo es posible.