Menú Buscar
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, en su intervención en Ferraz antes del comité federal del sábado / EFE

Pedro Sánchez, dispuesto a tirar la toalla si el comité federal opta por la abstención

El secretario general del PSOE anima a los barones críticos a reabrir el debate sobre qué hacer ante la investidura de Rajoy

4 min

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, ha invitado al comité federal de su partido que se reúne mañana a debatir la investidura de Mariano Rajoy y a cambiar el posicionamiento del partido si así lo decide la mayoría. Quien quiera que lo defienda y el partido hará lo que se decida colectivamente. “Ése es el debate y no la interpretación del reglamento”, ha desafiado a sus oponentes dentro del PSOE, los barones críticos.

En una comparecencia pública, sin preguntas, en la sede del partido, Sánchez ha anunciado que renunciaría a su cargo si la mayoría decide abstenerse en la investidura de Rajoy porque personalmente aceptaría la decisión, pero no la defenderla.

No es un debate de reglamentos

La reunión de mañana “no es ni debe convertirse en un debate reglamentario, sino político. Tras la renuncia de una parte de la comisión ejecutiva, toca poner en marcha un mecanismo de celebración de congreso para que los militantes elijan con su voto al nuevo secretario general”.

Ese es el mecanismo que establecen las normas internas del partido. Pedro Sánchez ha recordado que él fue el primer secretario general elegido directamente por los militantes, una puerta de transparencia “que debe permanecer abierta. No podemos quitar la voz a la militancia”.

Desde su punto de vista, además, lo que debate el comité federal de mañana no es solo “si cambiamos la dirección por una gestora, como algunos pretenden. También decidimos el rumbo que emprende el PSOE. Siempre he defendido el "no" a Rajoy. Pero el comité federal puede cambiar la hoja de ruta”.

Sánchez ha negado que los socialistas partidarios de la abstención frente a Rajoy “estén más cerca de la derecha. Pero la abstención abriría la legislatura del chantaje. El PSOE no podría abstenerse y bloquear luego los presupuestos y las leyes más importantes de Gobierno del PP".

Como si tuviera la mayoría

Aunque reconoce que el PP es la fuerza más votada, también es verdad que “es incapaz de articular una mayoría, que es su responsabilidad”. En su opinión, lo que busca el PP es gobernar como si tuviera mayoría absoluta, es decir, sin oposición. Y eso es imposible.

Personalmente, es muy contrario a las políticas del PP que considera retrógradas y castigan a la oposición; además, le ha reprochado no haber asumido responsabilidades políticas porlos numerosos casos de corrupción.

“Se puede pensar en España y también en el partido”, ha sicho en respuesta a Susana Díaz que ayer puso al país y su gobernabilidad por delante del congreso del PSOE.