Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una foto de archivo de los expresidentes de la Generalitat Carles Puigdemont y Artur Mas, antiguos mandatarios de CDC, en un acto del PDECat / EFE

El PDECat niega vínculos con CDC y rechaza pagar por el 'caso Palau'

La formación posconvergente, liderada por el expresidente de la Generalitat Artur Mas, asegura ser una entidad "diferenciada" y niega cualquier responsabilidad

Ricard López
3 min

El PDECat ha negado este martes tener vinculación con la desaparecida Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) y rechaza tener que corresponsabilizarse del pago por el denominado caso Palau de la Música, a pesar de que el grueso de sus dirigentes y de su militancia procede de dicho partido.

La Audiencia de Barcelona ha iniciado ya los trámites para averiguar si tanto el PDECat como JxCat --actual formación del expresidente de la Generalitat fugado Carles Puigdemont-- son sucesoras de CDC y, como tales, deben asumir el pago de los 6,6 millones de euros decomisados a la extinta Convergència por el cobro de comisiones ilegales a través del Palau de la Música.

'Herederos' de Convergència

El PDECat nació a mediados de 2016 como formación heredera de la antigua Convergència, de manera que el grueso de sus dirigentes y su militancia transitó de un partido a otro, mientras su líder, Artur Mas, se convertía a su vez en presidente de la nueva entidad, surgida tras el proceso de refundación de CDC, lastrada por diversas causas judiciales por corrupción.

En un comunicado, el PDECat alega este martes que "en el momento de los hechos" aún "no existía" como partido "ni tenía ningún tipo de actividad que se pueda relacionar con los hechos que investiga la Audiencia de Barcelona".

"Dos entidades diferenciadas"

"Ninguno de los responsables del PDECat ha ejercido ninguna responsabilidad en la dirección de Convergència que pueda relacionarse con los hechos que se están juzgando", añade la nota. Según el PDECat, el partido "no ha sido ni parte investigada ni parte acusada en el caso Palau", sino que es "un partido político sin ninguna vinculación jurídica con Convergència".

"Se trata de dos entidades diferenciadas", sostiene el comunicado, en el cual la formación posconvergente asegura que, "desde el compromiso con la transparencia y la desvinculación total con cualquier actividad relacionada con la corrupción", actuará "siempre con diligencia y contundencia ante cualquier acción" irregular.