Menú Buscar
Mas se va tras cumplir el acuerdo con Pascal sobre el caso Palau

Los apuros de la nueva CDC: de 'pasar el cepillo' a la colecta 'online'

El PDECat activa un sistema de ‘crowdfunding’ para financiarse tras un fallido intento de recaudar fondos entre empresarios afines al partido

3 min

Malos tiempos para el PDECat. Hundida económica y electoralmente, la nueva Convergència se ve obligada a recurrir al ingenio para reflotar sus finanzas. Las grandes donaciones patrióticas son cosa del pasado, como también deberían serlo las sospechas de financiación irregular que planean sobre CDC.

Los casos Palau y 3% han vuelto a poner a los convergentes bajo la lupa judicial, de ahí que el PDECat recurra a un sistema que ya han utilizado otros partidos: el crowdfunding o micromecenazgo.

La ejecutiva de esta formación ha encomendado a Lluís Solé que ponga en marcha este sistema de colecta online con el que el PDECat pretende financiarse mediante la suma de pequeñas cantidades. Un método perfectamente legal, pero que ahorra algunos filtros institucionales.

Adiós a la Fundación CatDem

Mediante el sistema crowdfunding, que otros partidos políticos como PSOE, UPyD, Podemos o Ciudadanos han utilizado, se pueden soslayar determinados controles.

En este sentido, el PDECat anunció a principios de año que prescindía de la Fundación CatDem, vinculada a la investigación sobre el supuesto cobro de comisiones del 3% por adjudicación de obra pública, y que, en su lugar, constituirá un simple think tank privado. De esta forma, no tendrá que rendir cuentas a la Sindicatura de Cuentas, órgano encargado de fiscalizar la contabilidad de las fundaciones –oficialmente son organizaciones jurídicas sin ánimo de lucro-- de los partidos políticos, aunque podrá seguir recibiendo subvenciones públicas.

El recurso del micromecenazgo tiene lugar después de la intentona frustrada de la nueva CDC de volver a pasar el cepillo entre los empresarios afines, tal como publicó Crónica Global. Algunos empresarios convocados por PDECat aseguraron a este medio que las peticiones no eran importantes, que “con 15.000 euros o 20.000 euros ya se conformaban”.

Desde la aprobación de la Ley Orgánica 8/2007, de 4 de julio, sobre financiación de los partidos políticos, el Tribunal de Cuentas asume el control de las donaciones recibidas por fundaciones y asociaciones vinculadas a partidos políticos y se limitan a 150.000 euros anuales por persona físico o jurídica. Cifras que un día barajó CDC, pero que hoy resultan inalcanzables.