Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El vicepresidente Pere Aragonès, en el pleno del Parlament que ha aprobado la moratoria de la tasa turística hasta 2021 / EP

El Parlament ratifica la moratoria de la tasa turística hasta 2021

Partido Popular y Cs proponen su eliminación o posponerla hasta 2022 para beneficiar al sector hotelero

4 min

Las reclamaciones del sector hotelero han llegado al fin a buen puerto. Este miércoles el Parlament ha aprobado el decreto ley 23/2020 que, entre otras medidas, contempla la moratoria hasta 2021 del incremento de la tasa turística sobre las estancias en establecimientos turísticos y la aplicación del recargo en Barcelona.

La Cámara catalana ha aprobado este decreto con los votos a favor de ERC, JxCat y PSC, los votos de contra de PP y Cs, y con la abstención de la CUP.

Gesto del Govern

El vicepresidente de la Generalitat y conseller de Economía y Hacienda, Pere Aragonés, ha advertido de que sectores como el turismo tendrán una recuperación "más progresiva" en comparación a otros sectores de exportación, como la industria, y ha instado a apoyarlos a nivel local.

Ha apuntado que durante el confinamiento bajaron un 99.5% las pernoctaciones en Cataluña y ha estimado que hay entre 128.000 y 152.000 empleos perdidos. Para Aragonés, el decreto es una medida "absolutamente oportuna" que da confianza al sector y que responde a sus necesidades actuales.

PP y Cs piden más contundencia

El diputado del PP en el Parlament, Alejandro Fernández, ha dicho que comparte el diagnóstico de Aragonés sobre la situación, pero ha tildado de "insuficientes" las medidas, por lo que desde el grupo propondrá la excepción de la tasa turística hasta 2021 y el aplazamiento sobre los pisos de Barcelona hasta enero del 2022.

Desde la bancada de Cs, Laura Vilchez ha criticado las "políticas de apariencias" dedicadas al sector turístico por parte del Govern, y como el PP propondrá la eliminación de la tasa turística para compensar, a su parecer, los déficits de gestión en materias de turismo.

"Medida simbólica"

El socialista Rafel Bruguera ve la moratoria del impuesto como un 'gesto' hacia el sector, ha advertido de que no soluciona la crisis y, sobre la supresión del impuesto, ha asegurado que "lejos de ayudar al sector, aún lo perjudicaría más".

Desde las filas de los comuns, David Cid ha remarcado que el sector turístico representa el 12% del PIB, ha criticado que el decreto sea una "medida simbólica" y 'placebo' que no responde a las necesidades del sector y que no da soluciones estructurales, a diferencia de aquellas que, a su parecer, se están impulsando desde el Ayuntamiento de Barcelona.

Recursos "necesarios"

El republicano Jordi Orobitg ha tachado de populistas a PP y Cs por su "carrera competitiva" y ha avisado de que el decreto atiende a las necesidades específicas del sector.

Por su parte, la diputada de JxCat, Elsa Artadi, ha insistido en que hay evidencia empírica de que el impuesto no afecta a la demanda turística y que se aplica en Europa con tasas mucho mayores, además de señalar que sirve para 'blindar' al sector: "Estos recursos son más necesarios que nunca".