Menú Buscar
Reunión de la Mesa del Parlamento catalán, que aprobó constituir la ponencia para agilizar la "desconexión" / CG

El Parlament acelera la ley de desconexión de España

La Mesa rechaza argumentar la urgencia de reformar el reglamento de la Cámara, que será inminente y que permitirá aprobar la ley de transitoriedad sin debate parlamentario

3 min

La Mesa del Parlamento catalán ha rechazado emitir un informe sobre las razones de aprobar la reforma del reglamento de la Cámara catalana por la vía de urgencia.

El objetivo de Junts pel Sí y la CUP es utilizar esos cambios para aprobar la ley de transitoriedad jurídica –conocida como ley de desconexión— en lectura única, es decir, en una única sesión plenaria y sin debate parlamentario. De esta forma, se reduce la capacidad de reacción del Estado, dispuesto a impugnar cualquier iniciativa relacionada con la independencia de Cataluña.

La decisión de la Mesa se ha producido después de que Ciudadanos presentara en la Junta de Portavoces un informe razonado sobre la necesidad de hacer una reforma exprés del reglamento de la Cámara. Ni Junts pel Sí, coalición que solicitó esos cambios, ni la Mesa argumentaron en su día el motivo por el que es necesario abordar esa reforma y, además, hacerla mediante ponencia conjunta. Una ponencia que ya está constituida, pero en la que solo están presentes JxSí y la CUP.

Lectura única

El resto de formaciones del Parlament rechazaron formar parte de ese órgano parlamentario porque el objetivo final es permitir que, con base en esos cambios en el reglamento, la ley de desconexión que quieren aprobar los grupos independentistas se haga mediante lectura única. Es decir, que una sola sesión plenaria debe permitir pasar de las leyes españolas a las catalanas.

A juicio de C's, impide el derecho de los diputados a debatir las iniciativas legislativas --en este caso, de gran calado, ya que es la ley más importante del procés--. Ciudadanos asegura que hay jurisprudencia del Tribunal Constitucional (TC) respecto a la necesidad de argumentar esa vía de urgencia.

Tras el rechazo de la Mesa a argumentar esta vía de urgencia –se ha impuesto la mayoría independentista, que considera que no es necesaria esa justificación--, a la oposición solo le queda pedir el amparo del TC. La aprobación de la reforma del reglamento se presume inminente, aunque es necesario que la Mesa se vuelva a reunir para señalar la fecha.