Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Laura Borràs, nueva presidenta del Parlament / PABLO MIRANZO (CRÓNICA GLOBAL)

El Parlament defiende ante el TC su competencia para regular los alquileres

La Cámara catalana presenta sus alegaciones contra el recurso presentado por el PP en una de las primeras iniciativas del nuevo mandato de Borràs

5 min

El Parlament ha presentado una serie de alegaciones al recurso presentado por el PP ante el Tribunal Constitucional contra le laye catalana que regula el precio de los alquileres. Se trata de una de las primeras medidas de esta nueva legislatura, con Laura Borràs como presidenta de la Cámara.

El pasado 8 de febrero, el TC admitió a trámite el recurso de 50 diputados del PP en el Congreso contra la ley de medidas urgentes en materia de contención de rentas en los contratos de arrendamiento de vivienda.

El Parlament rebate el argumento de los populares de que la norma vulnera el principio de seguridad jurídica que contempla la Constitución, e invade competencias estatales.

Regulación básica del Estado

En este sentido, la Cámara niega el régimen de contención de rentas afecte a la regulación básica del alquiler que compete al Estado. La norma catalana “no afecta ni a la configuración de los elementos esenciales de la relación arrendaticia, ni al régimen general en materia de contratos de arrendamiento, sino que afecta únicamente a aquellos contratos de arrendamiento destinados únicamente a la vivienda permanente del arrendatario y que se sitúen de una área declarada con mercado de vivienda tenso, quedando excluidos los contratos de arrendamientos sujetos a regímenes especiales de determinación de la renta”. También niega, como dice el PP, que se haya invadido “la competencia estatal para establecer las bases del régimen jurídico de las administraciones locales”

Los populares sostienen, asimismo, que la ley “no establece unos criterios mínimos en base a los cuales debe fijarse el precio de referencia para los arrendamientos de vivienda” y carece de “las más elementales reglas de la claridad y precisión normativa”.

"Canon extremo"

Según el Parlament, “el canon que aplican” los recurrentes “es tan extremo que, de ser aceptado, no sería superado por la gran mayoría de leyes estatales y autonómicas. El principio de seguridad jurídica no puede predicarse respecto de una ley considerándola de forma aislada o autónoma, cuando de la misma se desprende que sus previsiones han de ser desarrolladas por posteriores actuaciones normativas y ejecutivas de la Administración atendiendo a unos criterios mínimos fijados por la ley”.

Asimismo, la Cámara catalana afirma “al contrario de lo que afirman los recurrentes, la ley es sumamente precisa respecto de la delimitación física de las áreas con mercado de vivienda tenso”. Indica que ese ámbito “es el municipal y establece un procedimiento para su declaración. Además, de manera transitoria, nos ofrece el listado de municipios considerados como áreas de mercado tenso, sin perjuicio de las variaciones que pueda experimentar en el futuro”.

índice de referencia

El PP también reprocha que la ley catalana no identifique “de manera suficiente como se fija o establece el ‘índice de referencia’ del precio del alquiler de los contratos sujetos al régimen de contención que regula la ley”, algo que los servicios jurídicos del Parlament niega, pues se precisa que ese índice lo “determina” y “hace público” el departamento de la Generalitat competente en materia de vivienda.

Advierte la parte catalana que “el derecho de propiedad no es una categoría única. Por el contrario, ofrece muchas y diversas vertientes debido a la mayor o menor relevancia social de los bienes objeto de propiedad y de su destino. Por esta razón, la función social de unos bienes objeto de dominio no es igual a la de otros y tampoco es ajeno a ello, en una sociedad plural y democrática, la percepción que de esa función social puedan tener los poderes públicos”.

Además, “el legislador ha actuado con prudencia y proporción al no aplicar la política de contención de renta indiscriminadamente en todo el territorio de Cataluña, sino únicamente en aquellas partes del mismo donde es necesario asegurarla”.