Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pere Aragonés tras ser investido presidente de la Generalitat / PARLAMENT.CAT

ERC, JxCat, CUP y comunes apoyan a los "injustamente encausados" por el Tribunal de Cuentas

La formación morada se ha abstenido en el punto favorable al fondo de 10 millones de euros aprobado por el Govern para cubrir las fianzas de los encausados por la promoción exterior del 'procés'

5 min

El pleno del Parlament ha aprobado este jueves una moción de Junts per Catalunya (JxCat) mediante la cual ha expresado su apoyo y solidaridad a los 34 ex altos cargos del Govern "injustamente encausados" por el Tribunal de Cuentas debido al presunto uso de dinero público para la promoción del procés en el extranjero, y ha además defendido la Acción Exterior de la Generalitat y el Diplocat.

La moción se ha aprobado con el apoyo de ERC, JxCat, la CUP y los comuns --el resto de partidos han votado en contra--, y sostiene que la del Tribunal de Cuentas es una "actuación arbitraria, irregular e injusta" con una finalidad clara de persecución política, según el texto.

Además, la Cámara catalana ha expresado su apoyo a la Acción Exterior del Diplocat orientada, según estos partidos, "a impulsar y proyectar Cataluña en todas sus vertientes". Las cuatro formaciones nacionalistas consideran que "los gastos instrumentalizados por el Tribunal de Cuentas" ya se sometieron a "controles extraordinarios por parte del Ministerio de Hacienda" a partir de 2014.

Abstención de los comuns sobre el fondo de 10 millones

El pleno, asimismo, ha expresado su apoyo a la creación del fondo de 10 millones de euros aprobado por el Govern secesionista para ayudar a estos ex altos cargos de la Generalitat.

Este texto, que ha presentado ERC como enmienda, ha contado con los votos a favor de JxCat, ERC y la CUP, mientras que los comunes se han abstenido. 

Defensores de los encausados

El diputado de JxCat, Jaume Alonso-Cuevillas ha apuntado que asuntos como estos no les asustan, sino que les dan más razones para defender la secesión de Cataluña: "En el caso de que los tribunales españoles no lo acaben revocando, tendrán como consecuencia un nuevo revolcón por parte de los tribunales europeos e internacionales".

La diputada de ERC y exdelegada del Govern ante la UE, Meritxell Serret, ha defendido la legitimidad de la Acción Exterior de la Generalitat, y ha acusado al Tribunal de Cuentas de ser muy rápido a la hora de perseguir a los secesionistas: "Es una de las instituciones que ilustran mejor la decadencia del régimen del 78".

Desde la CUP, Carles Riera ha dicho que PSOE y Unidas Podemos normalizan este tipo de casos pese a los indultos, y ha advertido de que "con togas, porras y barrotes no puede haber ni diálogo ni negociación, y quien diga que lo hay, miente y está hablando de una ficción".

Por parte de En Comú Podem, Lucas Ferro ha destacado la necesidad de renovar el Tribunal de Cuentas por la vinculación de algunos de sus miembros con el PP, y ha animado a no ir a exigir y a negociar con el Gobierno central, sino a "asumir una corresponsabilidad" y que todos deben formar parte de la solución.

Votos en contra

Por su parte, el diputado del PSC-Units David Pérez ha subrayado que el del Tribunal de Cuentas es un proceso abierto y que respetarán sus decisiones: "Si alguien siente vulnerados sus derechos, lo que tiene que hacer es ejercer su derecho de apelación".

Antonio Gallego (Vox) ha asegurado que ya trabajan en una denuncia por presunta malversación por el fondo de diez millones que ha creado el Govern para cubrir las fianzas de los 34 afectados, y ha dicho sobre el Tribunal de Cuentas: "Esperemos que no claudique por las presiones políticas".

Desde Ciutadans (Cs), Matías Alonso ha afirmado que los independentistas quieren mantener los privilegios de unos pocos y que se hacen la víctima desde posturas autoritarias: "No apoyaremos esta moción porque, a nuestro parecer, en un Estado social y democrático de derecho como es España, el que la hace, la tiene que pagar".

El líder del PP catalán, Alejandro Fernández, ha avisado a los secesionistas de que deben perder toda esperanza porque prevaldrá el Estado de derecho.