Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Laura Borràs, presidenta del Parlament, solicita paralizar la actividad de la Cámara / EUROPA PRESS

El Parlament acuerda mantener el escaño a Juvillà

La Comisión del Estatuto de los Diputados aprueba un dictamen, con los votos de los independentistas y los comunes, contrario a retirar el acta al 'cupaire'

3 min

La Comisión del Estatuto de los Diputados del Parlament ha aprobado un dictamen que defiende que el diputado de la CUP Pau Juvillà, inhabilitado por desobediencia, preserve su escaño siempre y cuando no comprometa a los funcionarios de la Cámara catalana.

El dictamen ha sido elaborado por los partidos independentistas --ERC, Junts y la CUP--, que han votado favorablemente, junto con los comuns, mientras que el PSC, Vox, Cs y PP han votado en contra. La sesión ha generado un intenso debate en el que los socialistas han criticado la "teatralización" del independentismo con este caso, mientras que Ciudadanos ha tildado de "papel mojado" y "chapuza pseudojurídica" el dictamen. Los populares han afeado la "teatralización" de quienes defienden a Juvillà. Todo ello tenía lugar después de que Borràs propusiera suspender la actividad de la Cámara a la espera de que esta Comisión se celebrara.

A la espera de que el Supremo resuelva

Este dictamen, que deberá ser ratificado en pleno, llega a dos días de que se cumpla el plazo que fijó la JEC para que la presidenta del Parlament, Laura Borràs, ejecute la retirada del acta del diputado cupaire, y no concreta qué pretende hacer para mantenerle el escaño más allá de defender que Juvillà no concurre en las causas establecidas por el reglamento para perder su condición de diputado. El documento indica que  "las fuerzas políticas del Parlament consideran que el límite a la desobediencia política a la represión del Estado pasa por preservar a los funcionarios de cualquier tipo de responsabilidad penal y contable por la que puedan ser perseguidos". Asimismo, entienden los firmantes que no es aplicable a cupaire ninguna de las causas de pérdida de la condición de diputado recogidas en el reglamento del Parlament y que, por lo tanto, no se puede aplicar el acuerdo de la JEC hasta que el Tribunal Supremo resuelva las medidas cautelares solicitadas por el afectado y por la cámara catalana, para dejar en suspenso la retirada del escaño.

El caso es muy parecido al de Quim Torra, quien fue también inhabilitado por desobediencia. Los independentistas agotaron todos los recursos para evitar que se le retirara el escaño, como finalmente se hizo con Roger Torrent (ERC) como presidente del Parlament.