Menú Buscar

Paqui, la vecina de La Mina que arrinconó al 'president'

Define a Carles Puigdemont como un “bonachón” que desde su punto de vista corre el riesgo de ser "envenenado" por los políticos que le rodean

Ignasi Jorro / Nuria Vázquez
24.01.2017 00:00 h.
4 min

Combativa y luchadora. Así presentaron a Paqui Jiménez este domingo en el programa Jo pregunto de TV3, espacio en el que 12 ciudadanos transmitieron sus preocupaciones al presidente de la Generalitat. “[Carles] Puigdemont ha dado con una persona muy cabezona”, ha dicho este lunes a Crónica Global. Toda una declaración de intenciones.

Paqui, propietaria de un bar en el barrio de La Mina, entregó su pregunta al equipo de producción del programa con antelación, pero al llegar al Teatro Conservatorio de Manresa (Barcelona), donde se celebró el debate, rompió el papel en el que la tenía apuntada. “Me parecía demasiado larga y, a la vez, le estaba dando yo misma la respuesta. En aquellas dos horas borré, taché, rompí… hasta que a última hora me iluminé”. Logró el objetivo que buscaba: una pregunta corta y tajante.

Paqui delante de su bar

Paqui delante de su bar

Situación insostenible

“¿Ha sido el plan de transformación de La Mina, con el no derribo del edificio Venus, un proyecto de manipulación política dentro de un proyecto urbanístico?”, preguntó al presidente, sin rodeos. “Dicho así, no. Pero tampoco ha sido un éxito”, contestó él. Fue en ese momento cuando la mujer aseguró que pensaba aprovechar bien sus cuatro minutos y explicó el estado actual de la situación.

Unas 300 familias están viviendo en pésimas condiciones en un bloque “que se hunde como el Titanic cada día”. Los techos de varias porterías se han derrumbado; en noviembre, Endesa cortó el suministro a 80 familias durante siete días por riesgo de incendio y explosión. Los ascensores se estropean a diario y las escaleras de emergencia están podridas. “Lo que están haciendo con el edificio Venus es de ogros”, dijo Paqui a un Puigdemont cuya respuesta se basó en reiterar que “las soluciones son lentas y han de ser duraderas, seguras y sólidas”.

Entrada del edificio Venus

Entrada del edificio Venus

Aspecto bonachón

La propietaria del bar San Martiño 2 ha explicado a este medio cómo afrontó su aparición en el programa, desde el momento en el que le llamaron hasta que se encontró frente al presidente. Iba preparada para sus evasivas: “A veces, decía que si fuéramos un país independiente no tendríamos estos problemas”, lamenta.

Sobre Puigdemont, opina que “tiene aspecto de persona bonachona”, sostiene que su intención no era atacarle porque él lleva poco tiempo en el Gobierno y advierte de que le “da la sensación de que está limpio y puede ser que lo envenenen”. En cuanto a la independencia, lo tiene claro: referéndum, sí. Pero haciendo las cosas bien. “Igual que no aceptamos el no de Madrid a sentarse a hablar, tampoco hay que aceptar el sí rotundo de hacerlo por pantalones”.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información