Menú Buscar

"Papá, creo que soy un poco facha porque me gusta muchísimo España"

Un corto que muestra los complejos de la izquierda española en relación a los símbolos nacionales triunfa en las redes sociales

2 min

Poco más de tres minutos de conversación entre un joven padre y su hijo pequeño en un coche les bastan a César F. Calvillo y a Teresa Bellón –directores, productores y guionistas del corto Rojo amarillo rojo– para dejar en evidencia los complejos y contradicciones de la izquierda española en relación al patriotismo y a los símbolos nacionales.

La cinta, interpretada magistralmente por José Troncoso y Dani Nieto, es uno de los trabajos presentados a concurso en esta edición del Jameson Notodofilmfest y está siendo todo un éxito en las redes sociales.

"Progres" y "fachas"

La historia empieza cuando el niño le ofrece a su padre una cinta con los colores de la bandera de España y le pide colgarla en el retrovisor del coche. "¿Te gusta?", pregunta ingenuamente el niño. "Sí que me gusta", responde el padre, que propone guardarla en la guantera. Pero el hijo replica: "Es para el retrovisor, para que todo el mundo vea que eres español".

A partir de ahí, el padre trata de explicar al niño que la bandera española "es un símbolo totalmente politizado" que "solo la llevan los fachas", mientras que ellos son "progres". Tras echar mano de todos los tópicos para intentar convencer a su hijo de que evite mostrar los símbolos nacionales en público, este derrota al padre con una respuesta contundente que se deriva de los argumentos que le ha dado su propio progenitor: "Papá, yo creo que soy un poco facha porque me gusta muchísimo España".