Menú Buscar
Elisenda Paluzie, de la ANC, durante la presentación de un libro sobre desobediencia civil, en que pidió "estructuras clandestinas" / EFE

Paluzie (ANC) pide "utilizar el jiu-jitsu" contra el Estado

La dirigente independentista pone como ejemplo las artes marciales para, según sus palabras, "adaptarse a la represión"

22.11.2019 21:25 h.
3 min

La presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Elisenda Paluzie, ha hecho un llamamiento este viernes a servirse del "jiu-jitsu" --una de las artes marciales procedentes de Japón-- para, según ella, aprovechar la intensidad de la "represión" contra el movimiento independentista y que ésta perjudique al Estado.

La dirigente de la asociación paragubernamental independentista ha manifestado que el secesionismo debe "aprender a convivir, gestionar y adaptarse a la represión" ya que, a su peculiar modo de ver, ésta no debe "paralizar" al movimiento ni hacer que "abandone los objetivos políticos".

"Servirte de la fuerza"

"Debemos utilizar el jiu-jitsu: servirte de la fuerza con la que te atacan para devolverla", ha añadido. Lo más importante, ha insistido, es que se sepa "utilizar políticamente" la represión y que "no monopolice la lucha", ha indicado.

Paluzie, que en una intervención televisiva el mes pasado llegó a afirmar que los disturbios de Barcelona "hacen visible" el procés a escala internacional, ha realizado esta intervención al final de un acto de la ANC en la antigua cárcel barcelonesa de la Modelo. Un evento ante unas 120 personas en el que su organización ha presentado una nueva sectorial de "personas represaliadas", y en el que han intervenido el fotógrafo Jordi Borràs y la historiadora Anna Sallès.

Esta agrupación interna de la ANC cuenta con la participación, entre otros, de los expresidentes de la entidad Jordi Sànchez y Carme Forcadell, ambos encarcelados por sedición por el proceso independentista catalán.

Durante el acto también han tomado la palabra Tomàs Sayes y Francesc Colomines, a quienes consideran "represaliados" durante las últimas semanas, detenidos y, en uno de los casos, encarcelado de forma preventiva a raíz de las movilizaciones y disturbios contra la sentencia dictada por el Tribunal Supremo a los políticos presos.