Menú Buscar
El ministro de Justicia, Rafael Catalá, y el embajador de Países Bajos en España, Matthijs van Bonzel

Países Bajos afirma que el 'procés' eliminó a Barcelona de la lucha por la Agencia del Medicamento

El embajador en España del país ganador, Matthijs van Bonzel, argumenta que la "inseguridad" tuvo su efecto

3 min

Países Bajos, el Estado miembro que será finalmente la nueva sede de la Agencia Europea del Medicamento, declara que el procés eliminó toda opción de Barcelona para acoger esta entidad paneuropea, que dejará Londres en 2019 con motivo del brexit.

Ha sido el embajador neerlandés en España, Matthjis van Bonzel, quien ha admitido que la crisis política fue un actor determinante para que la UE descartase a Barcelona como nueva sede de la agencia. En esta línea, ha celebrado en Efe la designación final de Ámsterdam.

Opciones futuras

"Barcelona habría tenido posibilidades si no hubiera sido por la cuestión catalana. El problema de la inseguridad que surgió tiene su efecto, eso es evidente", ha asegurado Van Bonzel, al tiempo que ha expresado su confianza en que la capital catalana podrá volver a optar a alguna sede europea.

Van Bonzel ha argumentado que una agencia de este tipo quiere una sede "a largo plazo" y, por tanto, "busca una situación política estable". El embajador se ha mostrado seguro de que Barcelona tendrá opciones en el futuro con otras agencias paneuropeas, pero antes tiene que volver la situación "normal" a Cataluña.

El brexit, un desastre

En su discurso, el diplomático ha destacado las numerosas ventajas de Ámsterdam para albergar la agencia y ha subrayado la transparencia y agilidad del método de elección de la nueva sede, en consonancia con el método comunitario europeo: "Ámsterdam es un centro de actividades internacionales y se encuentra en el centro de Europa, con conexiones excelentes, incluido con Londres, con el cual hay vuelos cada quince minutos".

Van Bonzel ha recordado que Ámsterdam era la preferencia del personal de la agencia. El embajador de Países Bajos en España ha reconocido también que la salida de Reino Unido de la UE en 2019 será "un desastre" para el bloque comunitario, y concretamente para su país, que cuenta con empresas compartidas con la isla, entre ellas la petrolera Shell o la multinacional de bienes de consumo Unilever, ambas de capital británico-holandés.