Menú Buscar
Pablo Iglesias repasó la situación catalana / RAC1

Pablo Iglesias: "En la prisión se ha hecho una reflexión política importante"

El líder de Podemos pide "empatía con los encarcelados" y evita 'mojarse' sobre la crisis de Catalunya En Comú Podem

6 min

Pablo Iglesias ha valorado la situación catalana once días después de haber visitado a Oriol Junqueras en la cárcel de Lledoners. El líder de Podemos aprecia un mayor pragmatismo y ha valorado en declaraciones a RAC1 que "dentro de la prisión se ha hecho una reflexión política muy importante y que es muy buena. Hay un punto de reflexión política común y un camino que se ha de recorrer y que será bueno para España y Cataluña".

Iglesias ha lamentado la situación de los líderes independentistas en prisión provisional desde hace un año por su presunta implicación en la organización del referéndum ilegal del 1-O y la declaración unilateral de independencia del 27-O. "Es imprescindible tener empatía con los encarcelados. Me hubiera gustado ir a ver antes a Junqueras. Es muy importante ir a la prisión porque ves un drama humano que afecta sobre todo a sus familias. A los presos los vi fuertes. Es importante que los líderes políticos de este país entren allí y tomen consciencia", ha indicado. 

Puigdemont y Alamany

El máximo dirigente de Podemos ha apelado a la concordia, ya que "si todos nos pusiéramos un poco en la piel del otro, nos odiaríamos menos". Y también a dejar la radicalidad y el maximalismo de lado. En este sentido, ha recordado lo sucedido el 27 de octubre del año pasado, cuando el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, desistió en su intención de convocar elecciones autonómicas y optó por declarar la independencia: "Todo el mundo sabe que Puigdemont tenía una decisión tomada. Y todos reconocen que el miedo a que le llamaran traidor, por ejemplo con el famoso tuit de Rufián de las 500 monedas de plata, pudo condicionar sus decisiones políticas. Es importante que los partidos políticos catalanes sean capaces de no ponerse la zancadilla unos a otros. Sería malo para las aspiraciones del pueblo catalán y para todos", ha destacado.

Iglesias ha reconocido que "me estoy pensando si ir a ver a Puigdemont" a Bruselas porque "es el referente político de buena parte de catalanes y esté donde esté, hay que hablar. Igual que con Junqueras y con Inés Arrimadas". Y ha destacado "la lucidez política" de Jordi Sánchez.

El líder podemita, asimismo, ha evitado pronunciarse sobre la crisis abierta en Catalunya En Comú Podem a causa de la dimisión de Elisenda Alamany como portavoz de grupo parlamentario, y cuyo sustituto se conocerá este martes. El dirigente ha pasado de puntillas sobre el tema: "Lo observo con respeto, deben decidir sus órganos. No es sensato que opine yo desde Madrid".

La derecha y el Rey

Iglesias, por otra parte, ha opinado que la derecha española -aludiendo a los líderes de PP, Ciudadanos y Vox- no entiende la "complejidad" de España cuando plantea que es una sola nación. Algo que le parece "enormemente peligroso", ya que cree que es lo que ha llevado al país al problema político actual.

El dirigente ha denunciado la radicalización de los conservadores, cuyo discurso ha comparado con el del nuevo presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro: "El discurso político de Pablo Casado del otro día en el Congreso me suena más a Bolsonaro que a la derecha española. Les da igual mentir, porque puede ser eficaz a nivel político. Puede sonar ridículo, pero funciona. Por ejemplo, cuando acusó al presidente Pedro Sánchez de golpismo"

A su juicio, el rey Felipe VI también está "muy mal asesorado" sobre Cataluña. Y ha contrapuesto su actitud a la de su padre, Juan Carlos I, de quien ha dicho que entendió que "no podía ser el rey de la derecha", sino que tenía que acercarse a diferentes familias políticas, incluidas las catalanas. "Tenía empatía con Cataluña. Pero la monarquía actual se ha ido al monte. Se llenan la boca con la palabra España, y no entienden qué es España", ha lamentado.

Villarejo y "las alcantarillas"

Por lo que respecta a la polémica sobre las escuchas y grabaciones del excomisario José Manuel Villarejo filtradas a la prensa, ha indicado que "no me sorprenden", ya que el expolicía "es un símbolo de una manera de hacer en España desde hace años. Él era uno de los instrumentos del Estado para atacar al independentismo y a Podemos".

"Ahora vemos que las alcantarillas del Gobierno atacan también al Gobierno de Pedro Sánchez y se ve claramente su vínculo con el PP. Limpiar esas alcantarillas es crucial", ha añadido.